qué significa que un vino es astringente

Cuántas ocasiones oímos que el vino tinto ha de ser astringente. Que debemos sentir el cuerpo en la boca. ¿Pero de qué charlamos en el momento en que charlamos de astringencia? Lo esencial que merece la pena resaltar es que la astringencia es una sensación y que no es un gusto (como sí lo es dulce, salobre, ácido y amargo). Y precisamente, hay muchas personas que confunde la astringencia con el gusto amargo en el paladar.

No obstante, está claro de qué forma la astringencia es un término complejo y algo bien difícil de determinar se podría argumentar como un grupo de experiencias de sequedad y rugosidad que percibimos en el epitelio ocasionadas por substancias como los taninos.

Alimentos con esta calidad

Los taninos son compuestos cuyas características resultan correctas para la coagulación de las proteínas presentes en nuestra piel: desarrollan en la mucosa digestible una cubierta seca que le provee la protección precisa contra los agentes externos, al paso que la desinfecta coagulando las proteínas bacterianas.

El contenido en taninos de las frutas empieza a reducir cuanto mucho más tiempo se dejen madurar, y lo mismo sucede al cocerlas. Un caso de muestra común de este cambio puede apreciarse al cotejar el gusto astringente de una manzana cruda con el de una cocida al horno.

Características y efectos

Los taninos son elementos de textura que dan un fragancia muy característico, color y composición a un vino. Dan dificultad al gusto gracias a que esta substancia metaboliza la saliva transformándola en nanocristales, realizando conque este sea áspero, amargo y seco en la boca. Tienen características astringentes y antiinflamatorias, con lo que son realmente útiles para batallar la diarrea o gastroenteritis.

Tienen otros muchos provecho: por servirnos de un ejemplo, su acción antioxidante resguarda a las células en frente de los radicales libres y dejan achicar el peligro de anomalías de la salud degenerantes. Esta acción antioxidante asimismo asiste para reducir el colesterol malo, a desinflamar la mucosa intestinal, a apresurar la curación de lesiones por su función cicatrizante, detienen el sangrado y son antibacterianos. Por otro lado, a mayor presencia de taninos, mayor conservación del vino.

¿A qué hay que la astringencia?

Un vino astringente es aquel en el que sus taninos interaccionan con las proteínas de la saliva en la boca. Estas proteínas marchan en la boca como lubricante de la saliva y chocan con los polifenoles del vino a lo largo de su cata y el paso por boca y hacen que pierdan esta utilidad de ser lubrificantes, lo que proviene de que se resequen zonas del paladar, que es lo que es, al fin y al cabo, el concepto de la astringencia.

Los taninos del vino son los autores de esta sensación de sequedad, amargura y aspereza que acostumbra darse eminentemente en las encías o en la lengua.

Deja un comentario