qué es la acidez de un vino

Charlar de acidez asusta a los usuarios: semeja que charlamos de algo que va a dar ardor estomacal, que producirá irritación y arrugará en la cara o sencillamente aflojará el flúor de los dientes. Nada que ver. En temas de vinos, la acidez es el nervio misterio que hace mucho más placentero cada sorbo y que, al tiempo, aclara la boca.

En los últimos tiempos las bodegas se percataron de que podían llevar a cabo vinos mucho más frescos. Y una movida de blancos y negros chispeantes, llenos de jugosa tensión llegó a la góndola sin que absolutamente nadie afirmara ni “mu” sobre esta novedosa acidez. Pero en este momento que el paladar está algo mucho más habituado, es requisito poner foco en este tema por el hecho de que, de cara a los vinos que tomamos, contribuye un apunte clave sobre la calidad. Y de ahí que es requisito reconocerlos.

Cítrico.

La presencia del ácido cítrico en la uva es poco abundante. Entre los ácidos proveniente de la naturaleza es el tercero en relevancia. El ácido cítrico está que se encuentra en vinos y uvas en concentraciones entre 0,1-1 g/l. D. Ácido cítrico. Acidez del vino. Contribuye al vino lozanía, experiencias agradables, afrutadas, aparte de aromatizadas. Es simple identificarlo, es como en el momento en que se raya la piel de un limón. Puede añadirse ácido cítrico al vino con limite a un contenido total de 1 g/l, contando el contenido inicial de la uva.

Lo logramos hallar en proporciones de entre 0,5-1 g/l. En el momento en que se genera la fermentación de las diastasas hace aparición el ácido succínico. Da una mezcla de experiencias ácidas, salobres y amargas. Además de esto contribuye dificultad al vino.

La acidez: conceptos básicos y tipos

La acidez se encuentra dentro de los elementos mucho más importantes en la elaboración de un vino. Se constituye de 6 ácidos distintas, en estado libre o compuesto, unos derivados de la uva y otros de los diferentes procesos de fermentación.

Los diversos tipos de ácidos que tiene dentro el vino son los próximos:

La relevancia en la acidez del vino

Los distintos procesos de fermentación de un vino col desarrollan a la transformación, desaparición o aparición de los distintos ácidos. La acidez del vino se mide mediante su ph, que acostumbra rondar en 2,8 y 4. Siempre y en todo momento es positivo que el vino tenga un nivel de acidez. Los vinos sin este ingrediente son apagados, transmitiendo una sensación de baja calidad.

Tenemos la posibilidad de charlar de 2 géneros de acidez del vino. La volátil y la fija. La acidez volátil hace referencia al grupo de ácidos formados a lo largo de la fermentación o a consecuencia de modificaciones microbianas. Estos ácidos son, eminentemente: ácido Acético, ácido Propiónico, ácido Butírico y ácido Sulfúrico. Si es muy elevada el vino se picará y avigranará con el pasar de los años. Es recomendable que la acidez volátil de un vino sea lo mucho más baja viable.

Deja un comentario