Productor toscano investigado por presunto fraude con Chianti Classico

Piero Conticelli acusado de vender vinos con etiquetas falsas a Ruffino y muchos otros productores

La brigada contra el fraude de Italia arrestó a un destacado vinicultor toscano, Piero Conticelli, por supuestamente vender vinos a granel baratos como Chianti Classico a varios nombres conocidos en la región, incluido Ruffino.

Aunque las autoridades no comentaron sobre la investigación, según informes de la prensa italiana, la brigada antifraude y la Guardia di Finanzia (policía financiera) investigaron conjuntamente a Conticelli durante más de un año y descubrieron que su empresa de comercialización de vinos, Cavico, vendía vinos identificados falsamente. a varios clientes en la Toscana entre 2001 y 2004.

Los informes de prensa dicen que otra persona no identificada fue arrestada con Conticelli la semana pasada y que 13 personas más están bajo investigación policial.

Conticelli posee o alquila alrededor de 500 acres de viñedos en varias áreas de la Toscana, incluida una finca Chianti Classico de 65 acres, El Mandorlo, que dirige con sus hermanos. Entre los vinos de la finca que se venden en los Estados Unidos están Chianti Classico y Chianti Classico Il Rotone Riserva, así como Terrato, una mezcla súper toscana de Sangiovese y Cabernet Sauvignon. Sin embargo, no todos los viñedos de Conticelli están ubicados en la zona designada Chianti Classico DOCG.

Los investigadores de la brigada de fraude y la policía financiera han comenzado a secuestrar toda la producción de Chianti Classico de aquellos productores que compraron vino de Conticelli durante los últimos cuatro años. El equipo policial comenzó en las bodegas de Ruffino, una de las fincas históricas de la Toscana y el mayor cliente de Conticelli, incautando 70.000 hectolitros (el equivalente a más de 9 millones de botellas) de vino tinto. La mayor parte del vino estaba todavía en barrica, destinado a la producción de Chianti Classico.

«Estamos brindando toda nuestra cooperación a las autoridades investigadoras», dijo Adolfo Folonari, director gerente de Ruffino, «y esperamos tener todo el asunto aclarado para fines de este mes».

Folonari dijo que Ruffino compró un total de unos 12.000 hectolitros de vino de la empresa de Conticelli entre 2001 y 2004, o unos 3.000 hectolitros cada año. Eso es alrededor del 15 por ciento de las 220.000 cajas a 280.000 cajas de Chianti Classico que Ruffino produce anualmente.

Los investigadores y Ruffino están trabajando para aislar lotes que pueden incluir vino que en realidad no proviene del Chianti Classico DOCG. Ese vino, dijo Folonari, se venderá a granel.

Los nombres de otros productores afectados aún no se han revelado.

Deja un comentario