por que jesus convirtio el agua en vino

El primer milagro de Jesús informado en la Biblia fue transformar el agua en vino. Y quizás te has cuestionado jamás: ¿por qué razón? ¿Por qué razón el primer milagro no fue sanar a un paralítico, o realizar ver a un ciego o algo que podría ser mucho más “útil”?

Este milagro está contado a Juan, capítulo 2. Jesús y sus acólitos estaban en una celebración y se terminó el vino. Jesús todavía no era popular, ya que no había hecho milagros. Entonces Jesús ordena que se llenen seis jarras de piedra con agua. Entonces, solicita que saquen un tanto para llevar al solicitado del banquete. Y el agua se había transformado en vino. Y en el más destacable vino, por el hecho de que superó al que se había brindado hasta el momento.

Juan 2

1 Tres días después María, la madre de Jesús, asistió a una boda en un pueblo llamado Caná, en la zona de Galilea. 2 Jesús y sus acólitos asimismo habían sido convidados.

3 A lo largo de la celebración de bodas se terminó el vino. Entonces María ha dicho a Jesús:

Mostró su gloria

Ciertos aseguran que Jesús efectuó este milagro solo para agradar a su madre. O, ciertos dicen, que fue obediente con ella.

No obstante, Jesús es ya un adulto y por el momento no está sujeto a su autoridad. A esto podría responderse que la respetaba. ¿O que mostró su fe diciendo «Lleve a cabo todo cuanto le afirmara», y respetó su fe? En los dos casos observamos el honor.

La gloria de su condescendencia

¿Dónde logró nuestro Señor su primer milagro? En una celebración de bodas en Caná, un pequeño pueblo a pocos km de Nazaret, a buena distancia de cualquier localidad o pueblo esencial. Él no logró su primer milagro en Jerusalén frente a una compañía de gente esencial, por el hecho de que él no procuró el honor de los hombres (ver Juan 5:41) ¡Qué fantástico que el eterno hijo de Dios manifieste tal condescendencia y tal humildad! ¿Compartimos este aspecto de la gloria de nuestro Señor? Buscar en Mateo 5:5; 11:29; 20:28.

Mira el versículo 2. Jesús fue invitado a la boda y aceptó la convidación. ¿No revela esto algo de la naturaleza popular de nuestro Señor? No era recluso, ni ermitaño, ni ascético. Él vino para acrecentar nuestras alegrías, no para disminuirlas. Intentamos no completar nuestra concepción de la vida cristiana de negaciones, y charlamos siempre y en todo momento de un católico como alguien que no lo realiza esto o aquello. Esto pone el énfasis en el ubicación equivocado. Como cristianos contamos una contribución popular a realizar, y nuestro Señor, con su presencia, frases y charla, logró una tremenda contribución a esta boda. Tú y yo tenemos la posibilidad de llevar a cabo lo mismo por nuestra presencia en muchas esferas de la vida.

Unas expresiones para ti de una parte de Felicidad y vida

Si hiciste esta oración y si no tienes idea de qué manera proseguir tu vida cristiana, si agradas, nos agradaría poder guiarte.

Esencialmente debes conseguir una Iglesia próxima, leer tu Biblia y rezar cada día, no cabe duda de que después asimismo el Señor tratará en lo personal contigo, te mostrará varias cosas, te regalará dones y te va a llamar a servirlo .

Deja un comentario