por que el vino tiene mas grados

¿Cuántas ocasiones hemos oído que la temperatura de servicio es clave para ver un vino como es debido? ¿Pero entendemos por qué razón? Pues una temperatura por arriba o bajo lo que se aconseja cambia la percepción de sus peculiaridades. Observemos: -La capacidad aromatizada. Si el vino es bastante frío, reduce la volatilidad y pierde intensidad aromatizada. -Los taninos. Si servimos a un negro con crianza a una temperatura bastante baja, nos semeja que tiene un tanino duro en la boca. -El alcohol. La sensación del alcohol se capacidad a mayor temperatura: si lo servimos a una temperatura elevada, el vino resulta mucho más caluroso; y por contra, claro. -La acidez. Si rebajamos la temperatura, mayor sensación de acidez; y por contra, a temperatura mucho más elevada, sensación de baja acidez y vino mucho más caluroso.

Volvimos a ver en este momento las temperaturas de servicio recomendadas para los diversos tipos de vino: (Ten en cuenta que tomarlos ‘del tiempo’ es un falso mito!): El cava y el champán, exactamente la misma los vinos blancos jóvenes, finos y manzanillas, les serviremos bien fríos, entre 7º y 9º C. Los blancos dulces y blancos con crianza agradecen unos cuantos grados mucho más: entre 9 y 11°, exactamente la misma los rosados. Con los tintos de maceración carbónica, una temperatura adecuada sería la de 14º o 15ºC; los tintos jóvenes a 15-16 ° C; y los negros con crianza, entre 16 y 18° C. ¡Procure no exceder los 18º C!

La graduación en el vino

La graduación en el vino es un tema que, si bien semeja simple, en tanto que no ya no es señalar los grados de alcohol que tiene un vino, es un aspecto fundamental en ocasiones más que nada de cara al cliente final.

Desde el momento en que tengo memoria, varios elaboradores de vino de hace décadas, tenían como mayor y única preocupación el nivel de alcohol de la uva como indicio de calidad del vino. Recuerdo de manera perfecta en el momento en que la primera cosa que preguntaban era “qué nivel tiene este año las uvas”. Si no alcanzaban cierto nivel, el vino por el momento no era como ellos deseaban. Y tengo constancia de que todavía existe quien realiza de esta manera o, por lo menos, tiene un aspecto fundamental en la elaboración de sus vinos el tema de la graduación en el vino.

¿Qué es el vino?

Si procuramos la palabra vino en el diccionario de la Real Academia De españa de la Lengua, conseguiremos la próxima definición. El vino es una bebida alcohólica que se hace del jugo de la uva exprimida y fermentada naturalmente. Todos entendemos que muchos son los vinos que hay con 0% alcohol, pero en su origen, el vino es, ciertamente, una bebida alcohólica.

Pero, ¿qué le pasa al mosto o jugo de uva a fin de que se transforme en una bebida alcohólica?

Gozar de vino de La Rioja de calidad

Para gozar de un óptimo vino de La Rioja, lo primero es tener una bodega de referencia que trabaje con la mejor materia prima y con las últimas técnicas para hallar un producto de calidad. En Heredad de Aduna nos encontramos expertos en vinos de Rioja alavesa de las variedades tempranillo y garnacha, generando caldos tintos y blancos de la máxima calidad.

Nuestra trayectoria centenaria nos acredita, pues tenemos la mejor materia prima utilizando el microclima de Rioja Alavesa y la mejor maquinaria para supervisar el desarrollo de elaboración.

El cambio climático y la graduación de los vinos

Quizás haya escuchado que el vino tiene poco a poco más alcohol: es verdad. La inclinación general en las últimas décadas es la del incremento de la graduación del vino y la razón primordial que enseña este suceso es el incremento de las temperaturas globales. El viñedo se sirve de horas de luz y calor para producir azúcares en las bayas haciendo la fotosíntesis, por consiguiente, a mayor número de horas y grados de temperatura efectivos, mucho más es con la capacidad de sintetizar. Esto va a dar uvas mucho más dulces y, por consiguiente, vinos mucho más alcohólicos si bien las vendimias se avancen en el tiempo.

Otro de los falsos mitos del vino debe ver con la asociación del nivel alcohólico con su calidad. Y es falso pues un vino con mayor graduación alcohólica no ha de ser siempre mejor vino que otro con menor graduación. El origen de la confusión probablemente resida en que los Reserva o Enorme Reserva acostumbran a tener mayor graduación que los vinos de mesa, pero esto no transforma de forma automática cualquier vino de alta graduación en un vino bueno. ¡Tengalo presente! En verdad, como sabéis, un óptimo vino es un vino equilibrado y una alta graduación alcohólica puede arrancar este equilibrio. El exceso de alcohol asimismo puede enmascarar su riqueza aromatizada.

Deja un comentario