para un jamon de bellota k vino es aconsejable tomar

Follow a manual added backlink

Laureza, un fin para la armonía especial

Jamón ibérico y vino fino, el maridaje ideal, la armonía impecable . Si hay un producto con el que casa de manera inusual el gusto del jamón ibérico es con el vino de Jerez, forman un tándemincomparable. Te mostramos nuestra Laureza, a través de la bodega Fernando de Castilla, entre las bodegas históricas y mucho más importantes del panorama de Jerez, que realiza para Petra Mora este vino con mucha distinción.

Seco y rápido. Un vino que ensambla por las notas de almendra y los tonos punzantes y deliados, lo que armoniza, tanto con la grasa, como con los deseos intensos ahora su vez frágiles del jamón.

Maridaje del jamón original y exótica

Hacer sabores nuevos es algo que todos queremos, y mucho más tratándose de crear en el planeta de la cocina. En el momento en que combinamos elementos procuramos que se fusionen y complementen, logrando realzar aún mucho más los sabores. Aquí van ciertas composiciones mucho más extrañas que hemos encontrado, y que parece ser maridan a la perfección.

uva

Esta pertence a las composiciones mucho más exóticas que hemos encontrado. En alguna ocasión previo vimos de qué forma el jamón marida realmente bien con frutas como el melón, pero esta combinación es algo mucho más peculiar por lo exótico de esta fruta tropical.

Maridaje de contraste

En el momento en que procuramos un maridaje de este género la iniciativa es elegir un género de bebida que nos asista a adecentar el paladar tras cada mordisco. Esta clase de combinación nos va a hacer probar el gusto de cada rodaja tal y como si la probemos por vez primera.

Se le llama de contraste pues las bebidas escogidas no entran en enfrentamiento con los sabores propios del jamón sino contribuye a los comensales a distinguirlos en todos y cada mordisco.

Una expresión pura

A lo largo de las temporadas de otoño y también invierno, conocidas como la montanera, los cerdos ibéricos puros pastan las bellotas caídas de los alcornoques y encinas que salpican el paisaje pastoril de la de un ecosistema protegido que limita con el suroeste de España y Portugal.

Los cerdos ibéricos particulares gozan de una dieta única de bellotas a lo largo de, no uno, sino más bien 2 ciclos de montanera antes de ser sacrificados para asegurar solo la mucho más alta definición de gusto. En el final del invierno, los cerdos con pedigrí habrán duplicado el peso, alimentándose con hasta diez kilogramos de bellotas cada día.

Deja un comentario