para los que dicen lo que piensan vino

¿Quién no ha bromeado en algún momento con el lenguaje que se emplea en las catas de vino? Que si redondo en boca, que si tonos paja, que si retrogusto con matices de sotobosque. Puede escucharse a chiste –los términos existen y comunes entre los expertos del ámbito–, pero siempre y cuando se charla de las escazas ventas de vino en España se apunta esta carencia de cercanía del lenguaje y el temor que hace soliciar una botella de vino o quedar en prueba frente al sumiller. Antes de realizar el absurdo -va a pensar mucho más de uno- mejor me solicito una cerveza.

LOS VINOS MÁS VIEJOS

En la situacion de los tintos suaves y rápidos con mucho más de 15 años en botella, el paso por la jarra o decantador, con la consiguiente oxigenación puede sospechar la pérdida de parte importante de los aromas. De ahí que, es conveniente no decantarlo, y emplear para su servicio una copa tipo balón, de unos diez o 12 centímetros de diámetro, que dará al caldo una aceptable ventilación, que le dé una oxigenación justa y precisa, pero sin modificar sus características.

Antes de iniciar, ¡dejamos por fuera ciertos mitos!

No, frecuentemente, los enólogos, estos magos autores del vino, no opínan en dar la vida a un vino con cuerpo, en ocasiones eligen seducirnos mucho más con otras peculiaridades. Todo es dependiente del deseo de que motive su creación, como en el momento en que lo hacen suponiendo que maride bien con la gastronomía de una zona en concreto.

Si bien el cuerpo pertence a las peculiaridades que da mucho más puntuación, es esencial tener algo presente, ¡su edad!, si nos encontramos tomando un vino joven no tenemos la posibilidad de demandarle tener bastante cuerpo, entre mucho más joven, o sea entre el menor tiempo pase en barrica, lo habitual es que no tenga tanto cuerpo. por el hecho de que es la fermentación la que consigue esa magia. En un caso así, un especialista en vino tiene presente esta característica para lograr ofrecerle una puntuación justa.

¿Cada vez son más usuales?

Cada vez son mucho más los bodegueros que desean conseguir vinos, lo mucho más naturales probables. Para esto lo que acostumbran a llevar a cabo es no entorpecer en el desarrollo de elaboración, poniendo énfasis en el desarrollo de clarificación y filtración. Estos 2 procesos procuran adecentar, con integridad, el vino pasando desde tanques en los que fermenta hasta las barricas donde el vino madura. Es aquí donde acostumbra generarse el sedimento, de ahí que el vino se quita de las barricas con un sifón, repitiendo no solo una vez, sino más bien múltiples ocasiones. De esta manera logramos sacar al límite las partículas de uva para eludir que más adelante tengamos la posibilidad conseguir alguna.

Si el sedimento se crea al comienzo de la elaboración y no es sometido a ningún filtro, el vino que se logra consigue una mayor dificultad y un carácter preciso. El no intervenir en ninguno de estos procesos provoca que aparezcan y aumenten sus futuras características. El objetivo de esto, y por consiguiente del sedimento, es conseguir más calidad, que es lo que los mucho más apasionados procuran en el mercado.

Elaboración y nota de cata de Monólogo Negro Crianza

Monólogo Crianza es un vino elaborado desde uva derrapada, con una maceración prefermentativa de un par de días, y un total de quince días en contacto con las cascarillas. Tras el prensado se divide el vino yema y se efectúa la fermentación maloláctica a temperatura dominada. Una vez terminada, el vino es avejentado en barrica de roble francés y americano por un mínimo de 12 meses, aportándole esta combinación de orígenes de madera, enorme dificultad en aroma y gusto. Tras su paso por barrica, se procede a su clarificación y filtración amicróbica para su posterior embotellado. Nota de cata

  • Color colorado granate, refulgente y de intensidad media.
  • Aroma satisfactorio a cacao, vainilla, torrefactos, coco, pimienta, canela. Tras suave oxigenación dominan las notas de fruta roja madura.
  • Entrada en boca amable, de enorme vitalidad, buena armonía entre alcohol, acidez y composición. Sensación tánica madura y pulimentada.

Deja un comentario