me duele la cabeza cuando bebo vino

Es popular que hay componentes que incrementan el peligro de ocasionar crisis migrañosas en los pacientes con jaqueca. Las bebidas alcohólicas, y en especial el vino tinto, son reconocidas como un aspecto precipitante de crisis migrañosa a los pacientes con jaqueca.

En un trabajo de investigación hecho en Holanda por Onderwater y ayudantes se han analizado los resultados que se consiguieron por la app de un cuestionario a 2197 pacientes (18-80 años de edad) con jaqueca. Mucho más de la tercera una parte de los pacientes reconocieron que el alcohol era un aspecto precipitante ocasional o frecuente de las crisis migrañosas. En estas situaciones la ingestión de vino tinto ocasionaba cefalea al 80%. En la tercera una parte de las situaciones en los que aparecía mal tras haber bebido vino tinto, el mal aparecía en menos de 3 horas. El comienzo veloz de las crisis de jaqueca con relación a la ingestión de vino tinto, en contraste al cefalea por resaca, recomienda mecanismos de cefalea distintas. Asimismo se aprecia un menor consumo de alcohol entre la gente que padecen jaqueca.

La falsa resaca

Comenzamos por aclarar que este género de cefalea que genera el vino tinto nada debe ver con el de la resaca, un malestar general acompañado de jaqueca que genera el exceso de alcohol y que le sucede a todas y cada una la gente que en algún momento tomaron mucho más de la cuenta. El cefalea de la resaca, seguido por promesas de no regresar a tomar un trago a la vida, es la consecuencia de la deshidratación del cerebro.

El alcohol tiene características diuréticas que hacen que el cuerpo suprima entre 2 y tres ocasiones mucho más agua de lo común, realizando que el cerebro verdaderamente se seque. Por tal razón, es conveniente tomar agua al tiempo de las bebidas alcohólicas que se toman. Esto no evita de ningún modo la ebriedad, como varias personas creen, pero sí asistencia bastante a limitar los síntomas de la resaca del día después.

Los sulfitos tampoco son los responsables

Los vinos poseen diferentes escenarios de sulfitos, un conservador con características antioxidantes y contra las bacterias. En USA las regulaciones incorporan un límite para la proporción de sulfitos que tienen la posibilidad de estar presentes en el vino: 210 partes por millón (ppm) para el vino blanco, 400 ppm para los vinos dulces y 160 ppm para el vino tinto. En el momento en que una botella india en su etiqueta “tiene dentro sulfitos” quiere decir que tiene mucho más de diez ppm de dióxido de azufre.

Una historia de historia legendaria urbana afirma que los sulfitos son causantes de los enigmáticos problemas, pero no hay evidencia a nivel científico que vincule la conexión. Un neurólogo aun aseveró que el vino blanco puede contener exactamente los mismos escenarios de sulfitos, salvo que mucho más altos.

Todo tiene solución

Los problemas tras tomarla tienen la posibilidad de ser ocasionados ​​por la deshidratación, agotamiento de minerales o aun una alergia a los sulfitos en champán. Lo mucho más recurrente esto es que el auténtico culpable del mito cava y cefalea es el azúcar, es que el azúcar deshidrata y los problemas vienen provocados de manera frecuente por una deshidratación. Si esto te sucede a ti, no escapas a los espumosos busca una que sea seca, sin azúcar.

Toma con disfrute cada copa. Tranquilidad amiga o amigo. Detiene la copa y bebe agua. El alcohol siempre y en todo momento genera deshidratación, en tanto que suprime el agua de las células, Para conseguir los más destacados desenlaces, cambiar un vaso de agua con cada copa de champán. Si esto es imposible, cuando menos tomar un vaso lleno de agua antes de irse a la cama. Esto puede impedir o achicar los problemas ocasionados ​​por la deshidratación.

Tomar vitaminas del complejo B

El alcohol disminuye la cantidad que tiene su cuerpo de vitaminas del conjunto B. Por la mañana 2 buenas tazas de café, la cafeína te va a ayudar.

Deja un comentario