La clave del combustible alternativo podría ser la levadura enológica

Los científicos encuentran varias cepas de levadura que podrían convertir los pastos silvestres en combustible para su automóvil

Los investigadores que buscan alternativas a los combustibles fósiles dicen que pueden haber encontrado un aliado poco probable en ciertas cepas de levadura de vino. Su descubrimiento podría conducir a fuentes de energía limpia que tengan sentido económico.

Los científicos han estado explorando los biocombustibles durante décadas, con la esperanza de encontrar un reemplazo para la gasolina. El problema a menudo ha sido desarrollar un biocombustible cuyo precio sea competitivo con respecto a la gasolina sin plomo. Por ejemplo, en Brasil, que produce un tercio del bioetanol del mundo, la glucosa se obtiene de la caña de azúcar y se fermenta en etanol. En el mayor productor de bioetanol del mundo, Estados Unidos, el almidón se cosecha del maíz para bioetanol.

El problema es que ambos son cultivos populares para la alimentación. El etanol a base de maíz no es económicamente eficiente y solo sobrevive gracias a los subsidios del gobierno. Y un famoso estudio mostró que la cantidad de emisiones producidas por la producción de etanol de maíz y caña de azúcar eran similares a las producidas por el petróleo.

Una alternativa al maíz, la caña de azúcar y otros cultivos son los pastos silvestres y las partes de plantas no comestibles, como el pasto varilla y el rastrojo de maíz. Pero una gran cantidad de azúcar en tales plantas viene en forma de xilosa, y actualmente no se conoce ninguna cepa de levadura que pueda convertir la xilosa en etanol de manera lo suficientemente eficiente como para competir con el maíz y el azúcar.

Los científicos del departamento de genética de la Universidad de Stanford publicaron un estudio en junio en la publicación periódica Public Library of Science Genética que se centró en encontrar una levadura eficiente para descomponer la xilosa en un biocombustible utilizable. Según uno de los científicos que trabajan en el proyecto, Gavin Sherlock, el equipo pudo identificar 38 cepas de levadura que pueden convertir la xilosa en etanol. Las 38 son cepas de levadura para la vinificación.

«Pudimos identificar el gen responsable de esta capacidad, que lleva a cabo uno de los pasos mediante los cuales las células usan este azúcar», dijo Sherlock. «Descubrimos que este gen existe ampliamente en las levaduras de vino, aunque ciertamente hay muchas cepas que no lo tienen».

A pesar del atractivo del biocombustible creado con levadura de vino, Sherlock dice que todavía hay desafíos. «Creo que es posible que las cepas de levadura derivadas de las levaduras de vino puedan usarse en algún momento en el futuro para la producción de etanol a partir de material vegetal verde», dijo. «Pero es probable que falten varios años, ya que el efecto que observamos fue muy modesto».

Deja un comentario