es obligatorio mostrar añada en la etiqueta vinos

¿Qué criterios prosigues en el momento de obtener un vino? ¿Te acostumbras a fijar en las informaciones de las etiquetas? Revela toda la información que puedes localizar en una botella de vino. ¡Aprende a leer las etiquetas del vino y comprenderlas sin inconvenientes! ¿Qué te transporta a escoger un vino en una tienda? Quizás te guías por la recomendación de un amigo, pues lo viste en algún lugar de comidas, por la popularidad que logre tener la bodega o, sencillamente, por el hecho de que el diseño de la botella te ha cautivado. Pero, ¿en algún momento se para a investigar la información que le viene a la etiqueta de un vino?

En el planeta de la nutrición, cada vez es mucho más recurrente este ademán de girar el producto para buscar sus informaciones. Nos fijamos en su contenido de materia grasa, la proporción de azúcar, de sal, la procedencia, algún viable alérgeno… Al fin y al cabo, valoramos si este producto cumple con nuestros mínimos de calidad.

Nivel alcohólico

Ahora te contamos en su día por qué razón el vino tiene alcohol. Este nivel de alcohol debe mostrarse, por lo menos en la contraetiqueta y establece el tanto por ciento de alcohol que hay por cada litro de vino.

Por ley es obligación que en todas y cada una de las etiquetas se integre información sobre el embotellador y la persona para quien se embotella. Posiblemente el embotellador y esta persona para quien se embotella sea exactamente la misma, en un caso así leeremos una historia de historia legendaria del tiempo “Elaborado por” acompañado de toda la información relativa a la bodega (nombre, población y código postal). A esta información siempre y en todo momento le acompaña un número de registro embotellador (RE o R.Y también.N.) que no es mucho más que una codificación tipo DNI de la bodega en el consejo regulador.

Denominación de Origen y también Indicación Geográfica Cuidada

Como hemos apuntado, para los vinos con Denominación de Origen Cuidada (DOP) o Indicación Geográfica Cuidada (IGP), la referencia a la categoría producto viti se puede omitir. Sin embargo, debe mostrarse la expresión DOP, DO o IGP, tal como el nombre al que forman parte. Por servirnos de un ejemplo, en la situacion de bodegas Protos: DO Ribera del Duero.

Por otro lado, los vinos espumosos, vinos espumosos gasificados o vinos espumosos de calidad tienen que señalar el contenido de azúcar en la etiqueta. A esto hay que añadir en la situacion de los espumosos gasificados y de los vinos de aguja gasificados, señalar que poseen anhídrido carbónico, a menos que la lengua usada ahora muestre que se ha añadido dióxido de carbono.

¿Qué condiciona a cada agregue?

Sabiendo que la calidad de un vino llega marcada, entre otros muchos causantes, por las uvas del año con que fué elaborado, hay que estimar que un factor como la climatología en la región del viñedo es primordial en un caso así. Además de esto, de año en año las condiciones climáticas son diferentes. Esto piensa una variación en la producción de azúcar, polifenoles y acidez. Y que influirán de manera definitiva en las características organolépticas del vino y en otras peculiaridades como, por poner un ejemplo, la aptitud posterior de envejecimiento.

Del mismo modo, perjudica al lote y sus peculiaridades especiales y al género de cultivo que se realice de la uva. Tal como el precaución recibido por el viñedo y el género de vinificación que efectúa cada bodega.

Deja un comentario