es mejor que el vino sea crianza

En la situacion de Ribera del Duero, el consejo regulador “acredita con el sello y una contraetiqueta numerada, la vericidad y la calidad de los vinos”. Los vinos tintos tienen que contener un mínimo de un 95% de uvas de variedades tintas autorizadas. La uva Tempranillo ha de estar que se encuentra en, cuando menos, un 75%. El resto de variedades tintas autorizadas es el Cabernet-Sauvignon, Merlot, Malbec y Garnacha tinta. La clasificación según el tiempo de crianza es:

CRIANZA de Ribera del Duero. Los vinos tienen que pasar por una crianza mínima de 24 meses, de los que, por lo menos 12 meses, han de estar en barrica.

Todos nuestros negros:

  • Negro reserva
  • Negro crianza
  • Negro Rioja crianza
  • Negro Rioja crianza
  • ) Tinto Rioja enorme reserva

¿Qué diferencia a un vino reserva?

El periodo de envejecimiento de los vinos reserva va a ser de 3 años, por lo menos. De ellos, cuando menos 12 meses han de estar en barrica y el resto en botella, bajo exactamente las mismas condiciones ahora descritas para los vinos crianza.

Estos periodos se acortan para los vinos blancos y rosados, cuyo envejecimiento se ubica en los 18 meses, poniéndose en venta una vez cumplidos los un par de años.

Enorme reserva

En la situacion de vinos tintos, la categoría de enorme reserva quedaría destinada a vinos con un tiempo mínimo de maduración total de 60 meses. Y esos vinos deberían pasar cuando menos 18 de los 60 meses en barrica. En la situacion de vinos blancos y rosados ​​enorme reserva, el tiempo total de envejecimiento no debe bajar de los 48 meses, de los que cuando menos los 6 primeros tienen que transcurrir en barrica.

A estas tres categorías habría que añadir una última, destinada a los vinos jóvenes o vinos del año, que son vinos que se tienen la posibilidad de consumir sin precisar dejar ningún tiempo de maduración, o que hayan pasado en barrica periodos inferiores a los 6 meses.

¿Qué vino es preferible?

La contestación a esta pregunta es menos específica y va a depender de tus opciones y deseos. Un crianza realmente bueno puede agradarte mucho más que otro de reserva y al reves. Lo prioritario, frecuentemente, es de qué forma está elaborado el vino (las DO, el género de uva, etcétera).

No obstante, es cierto que los vinos de reserva de una bodega son siempre y en todo momento mucho más costosos que la crianza. Esto se origina por que tardan mucho más tiempo en hacerse y siempre y en todo momento se ponen en venta entidades mucho más limitadas. En este momento que conoces las diferencias entre vinos crianza y reserva, solo te queda la parte mucho más entretenida que es evaluarlos. ¡A gozar!

Deja un comentario