de que trata el poema vino sentimiento guitarra y poesía

Hacer PDF de este producto.

El capítulo VIII de Las iluminaciones de la Meca de Ibn Arabi se titula «Sobre el saber de la Tierra que fue construída con el resto de la semilla de arcilla de Adam, y que es la tierra de la Verídica Situación , con la mención de las sorpresas y maravillas que tiene dentro». Según Ibn Arabi, tras la creación de Adán, a Dios le quedó algo de arcilla en sus manos, y con esa arcilla sobrante decidió hacer la palmera. Y aún tras la creación de la palmera quedó un resto prácticamente insignificante de arcilla, una cantidad invisible (una «cantidad hechizada», afirmaría Lezama) semejante a una semilla de sésamo. Esta palmera, que es realmente «la hermana de Adán», esta semilla de sésamo, son la puerta a eso que Ibn Arabi llama «la tierra de la Verídica Situación», la «Tierra Celeste», «Hurqalya», el planeta intermedio, el intermón en el que habitan las imágenes, el país de la imaginación. La palmera es, ya que, el símbolo de este planeta de la imaginación y quizás el límite irradiante. Es conveniente rememorar aquí (lo enseña Henry Corbin en su libro interminablemente impresionante Cuerpo espiritual y Tierra celeste) que para los sufíes la imaginación crea un planeta intermedio entre Yabarut, la esfera de las puras inteligencias querubínicas, el reino de las ideas puras ( lo que para nosotros sería la metafísica), y Mulk, la esfera del material y lo aparente (el planeta físico). Este planeta intermedio desarrollado por Dios con la arcilla sobrante de Adán y cuya palmera es heraldo y símbolo, es Malakut, el planeta del alma y las ánimas, la esfera de las imágenes, el reino de la imaginación autora . Malakut no es el mucho más allí, no es el sitio donde están los ángeles, pero tampoco está aquí mismo, en el planeta del material y lo medible. Es el reino de la imaginación autora (lo que Paracelso llamaba imaginati vera para distinguirla de la pura fantasía), el reino intermedio entre lo aparente y lo invisible.

Sonet del vino (Jorge Luis Borges)

¿Exactamente en qué reino, exactamente en qué siglo, bajo qué discreta conjunción de los astros, exactamente en qué misterio día que el mármol no ha salvado, brotó la valiente ¿y singular iniciativa de inventar la alegría?

Con otoños de oro la idearon. El vino fluye colorado durante las generaciones como el río del tiempo y en el duro sendero nos prodiga su música, el fuego y los leones.

“Vi et poesia”, la primera antología de poemas sobre el vino y el viñedo, editada por José Luis Gallero, lo que le llama la atención «pues el vino tiene frontera con todos y cada uno de los campos esenciales de la vida» .

IMAGEN de cepas hacinadas que brindaron vino y en este momento ilustran el libro. (Joan Fontcuberta).

Versos que escribieron distintas versistas de todo el mundo. Poemas que tienen la posibilidad de transformarse en vino, en charla, de forma armoniosa en amor mediante la palabra. Versos modificados en los que es la primera antología de poesía y vino.

Deja un comentario