de donde vino el juego poli caco

“Pillo-policía” acostumbraba a ser un juego de pequeños, pero llegó al Recinto de Río Piedras de la Facultad de Puerto Rico y se transformó en un juego político.

1.

Las 4 esquinas

Sencillísimo: 4 players se ponen en todos y cada esquina de un cuadrado y el quinto de ellos en el centro. El propósito del juego es mudar de esquina tras contar hasta tres sin que el jugador central consigua hallar el puesto antes que uno. Quien pierda, va a pasar a ocupar el centro y deberá reiterar exactamente la misma activa.

Se encuentra dentro de los juegos mucho más populares y que tiene una extensa variedad de formatos. Chocando las palmas de las manos de múltiples formas al son de una canción, es viable jugar a este divertido pasatiempo que se puede entrenar en cualquier lugar. Chocolate, La calle 24, La canción de los horóscopos… muchas son las opciones que contribuye este juego.

Escape de la prisión

Todos y cada uno de los cascos que están en prisión tienen la posibilidad de ser liberados al unísono realizando una cadena humana. Esto radica en que un jugador continúa en la prisión y sus compañeros se toman de las manos saliendo del área. Si un cacao libre toca uno, libera a todo el conjunto.

La estancia en prisión puede ser momentánea o perpetua, esta regla debe quedar establecida al comienzo del juego. Es momentánea en el momento en que te libera un caché que esté libre o perpetua, en el momento en que siendo apresados no van a poder ser liberados.

VIEIRA EN PAN DE BRONA Y PAÇ BAIÓ, ARRANCA EL MENÚ NAVIDEÑO

Llegó, así, la hora de conocer las tres recetas de Navidad maridades con los vinos de Pazo Baión con los quien dele a la familia y similares en estas Fiestas. Y el chef de As Garzas escoge iniciar por un tradicional de la cocina gallega que es además de esto clásico en las celebraciones de Navidad: la vieira. Revisitada, eso sí, por sus sabias manos, si bien con dedicación y precaución puede ser una receta simple para procurar en el hogar.

Caco Agrasar enseña detalladamente de qué forma ofrecer forma a este manjar navideño: «Elaboramos la vieira a la gallega, con su sargallada, marcándola y sirviéndola fuera de la concha. Nos basaríamos en una tosta de pan de brona (pan de maíz) que freímos para realizar de base y encima pondríamos cebolla muy picada que vamos a hacer bastante hasta el momento en que carameliza, agregando algo de jamón en dados, que es muy propio de aquí. jugar aun con algo de picante, si bien esto es dependiente de la región, en La Coruña por poner un ejemplo es habitual. Y en el final le pondríamos una puntita de tomate natural».

Deja un comentario