de donde vinieron los musulmanes a españa

Una investigación genético reveló que no hay indicio árabe en la población andaluza. La novedad, que se desplaza en un resbaladizo territorio previo a 1945 al charlar de “huella genética musulmana”, mantiene que este hallazgo provocará un enfrentamiento entre científicos y también historiadores. No pienso que ningún integrante de este segundo colectivo se haya asombrado bastante. Para usar referencias conocidas, la llegada de elites líderes, romanos, visigodos o musulmanes, tiene mucho más que ver con la entronización de los Baratheon o los Lannisters que con una migración masiva. Su legado es más que nada cultural: leyes, prácticas, religión, lengua, moneda… No aportan nada, sino más bien memes.

Tariq, bereber, entró en la península con menos de diez.000 hombres, en la mayoría de los casos procedentes del norte de África, como él. Inmediatamente antes de la guerra del río Guadalete, recibió el acompañamiento de otros 5.000 hombres, asimismo bereberes. Tras el triunfo, el yemení Muza desembarcó en Cádiz con otros 18.000 hombres, de procedencia mezclada, y juntos conquistaron la península en una campaña que combinó la victoria militar con el pacto de sumisión. Una vez estabilizado el territorio, hubo mucho más emigraciones del norte de África, territorio que asimismo perteneció al imperio de roma, como Hispania. Se estima que la población peninsular esos años se encontraba entre los tres y los 4 miles de individuos, lo que quiere decir que la novedosa población, en la mayoría de los casos del norte de África, se encontraba en torno al 1%. Abderramán se impuso al emir Yusuf con 5.000 hombres, de procedencia siria, yemení y bereber. Hubo musulmanes en España, pero no eran árabes, sino más bien norteafricanos y, más que nada, autóctonos.

¿Qué es al-Andalus?

Si bien el origen del término no está claro, con él hablamos al territorio de la Península Ibérica ocupado por los musulmanes tras su invasión en 711, y que perduraría hasta la conquista de Granada por los Reyes Católicos en 1492. Su extensión fue cambiando durante los prácticamente 800 años de ocupación. Sus pobladores fueron los hispanomusulmanes, que convivieron con judíos y cristianos realizando de esta zona entre los sitios mucho más prósperos de Europa.

En la Península Ibérica, a fines del siglo VII, el reino visigodo de Toledo atravesaba una esencial crisis política. Los monarcas seleccionados no eran capaces de ejercer el gobierno real sobre su territorio, y las construcciones políticas del reino eran poco a poco más enclenques. Por contra, en el norte de África el progreso del islam era incontenible. Las tribus bereberes (conjuntos nómadas del norte de África) se habían que viene dentro en la composición política y militar del califato Omeya.

La invasión arábica

Y sucede que es cierto. Una gran parte de la península ibérica perteneció a los árabes a lo largo de mucho más de 700 años. Los musulmanes entraron en la península ibérica en concreto en el año 711 y en cuestión de pocos años consiguieron ocupar la mayoría del territorio. No todo, ya que ciertas secciones del norte resistieron a la invasión.

Esta conquista procedía de conjuntos musulmanes de Oriente y del norte de África y dirigidos por su comandante, llamado Tarik, lograron vencer a Don Rodrigo, el último rey visigodo de aquella temporada. Pero esta es otra historia. Cualquier día les charlaré de los visigodos y sucede que asimismo tienen su crónica en España. No obstante, el pueblo visigodo estuvo mucho más de tres siglos asentado en territorio español.

Deja un comentario