cuándo es el vino y el bollo en avilés

El bollo que da nombre a la celebración es un bollo mantegado de múltiples pisos, con forma levemente cruciforme o de trébol de 4 hojas acortado, que los padrinos obsequian el domingo y el primer día de la semana de Pascua a sus ahijados.

Este dulce es un bizcocho de mantequilla, harina, huevo, azúcar y limón que acaba su tiernicidad siendo cubierto de una cubierta de azúcar escarchado sobre la que se ponen distintas adornos.

Primeramente nos dejamos llevar por las calles peatonales de su casco histórico hasta asomarse a la ría de Avilés, donde se encontraba situado el Centro Niemeyer. Además de esto degustamos la gastronomía asturiana sumergiéndonos en el ámbito de sus sidrerías y sitios de comidas. Acompáñanos en este paseo por Avilés y descubriremos juntos el atractivo de esta localidad asturiana.

Comenzamos nuestro paseo por el Casco Histórico de Avilés, que en 1955 fue proclamado Grupo Histórico Artístico. Además de esto Avilés se considera la villa medieval de Asturias y en su día estuvo cuidada por una muralla. Lo que mucho más resaltaba era la proliferación de porches con arcos de piedra y columnas que podemos encontrar en sus calles.

Fiestas del Bollo de Avilés, del 16 de abril al 18 de abril 2022

La Semana Santa concluye con el primer día de la semana de Pascua. Es el día grande y se lleva a cabo una enorme comida en la calle por el casco histórico de Avilés. Multitud de personas llevan comida lista de casa o de sitios de comidas para degustarla en familia o amigos. Es habitual probar la clásico pasta escarchada que es propia de Avilés y acompañada de vino blanco. Las mesas y sillas se decoran con colorido mantel a gusto de todos y cada uno de los comensales. La tertulia y la romería en la calle amenizada con conjuntos folclóricos prosigue asimismo toda la tarde.

Otra actividad señalada que se lleva a cabo a lo largo de este día particular es el Acercamiento Coral de Habaneras. Son agrupaciones de Corales que surgen de múltiples rincones de España y Portugal. Da al público la exhibe de canto mucho más clásico de Avilés, herencia de la tradición hindú de la multitud. Los recitales se desarrollan en el Teatro Palacio Valdés de Avilés.

El bollu es el rey

La celebración en sí data de finales del siglo XIX y en el siglo XX fue declarada Celebración de Interés Turístico Nacional. Honra al bollu, este bizcocho mantegado, con forma de trébol de 4 hojas o de estrellas sobrepuestas, formando un castillo y bañado en azúcar glas; adornado con flores de papel y otros fundamentos, como los habituales polluelos. Un dulce presente que los padrinos y madrinas proponen ese día a sus ahijados, agradeciéndoles que les hayan regalado la palma bendita del Día de Ramos. La historia especial de este pan endulzado se remonta al siglo XVIII, en el momento en que los asturianos comenzaron a efectuar las Américas. Llevaban entre sus provisiones bollos hechos con harina de trigo, mantequilla de vaca, huevos; bollos que tenían la propiedad de endurecer y preservarse bastante tiempo sin florecer. Antes de superar hasta el presente mantegado, el 2 de abril de 1893, múltiples chicas vestidas de blanco recorren en viejos turismos de caballos el centro de Avilés. En el carro llevan pastas y vino blanco que se reparte entre los ayudantes. Entonces hay celebración con gaita y tambor. Hablamos de la primera Celebración del Bollu, establecida por la cofradía del doctor Claudi Luanco como prólogo a la llegada de la primavera. Las chicas de blanco de entonces son, hoy día, Xana, Xanina y las Damas de Honor de la celebración.

Hoy día, tras el chupazo de la celebración el Domingo de Resurrección, Avilés es un ajetreo incesante de ocupaciones. Ferias de alfarería, actuaciones de ballet, teatro, concursos monográficos, festivales musicales, monólogos, gaiteros, campeonatos y torneos de toda condición…

Deja un comentario