cuándo debo trasegar el vino por primera vez

La decantación del vino pertence a los elementos de servicio del vino que todavía es un secreto y también intimidante para bastantes bebedores. Probablemente poseas un decantador de vino en tu casa, y no obstante, puedes no tener iniciativa de cuándo o de qué forma se piensa que tienes que emplearla ni para qué exactamente sirve oxigenarlo.

Si disfrutas gozar del vino tinto, entonces la utilización de un decantador es una enorme iniciativa para poner en práctica. La decantación es posible que parezca que no genere un enorme cambio, pero la verdad es que el incremento de la exposición del vino al oxígeno va a mejorar en buena medida el gusto al suavizar los taninos astringentes, tal como dejar que la fruta y aromas florales salgan a la luz.

Definición de trasiego del vino

El trasiego del vino, del verbo trasegar, tiene por nombre la acción de mudar de envase o contenedor al vino, comunmente en barrica de madera de roble, por dividir los sedimentos depositados por su peso en el fondo de este envase durante las distintas etapas de la fermentación o la crianza del vino. O sea, dividir los posos que se depositan naturalmente del resto del vino.

Tras la fermentación maloláctica el vino tiene una clarificación espontánea y las mamás quedan depositadas en el fondo. Es conveniente que el vino se oxigene y, a través de el trasiego, aireamos este vino, lo apartamos de estos sedimentos y le asistimos a redondearse. El oxígeno, como sabéis, en un factor importante para la evolución de los vinos y que se llenen de matices agradables para nuestro gusto.

uva

La cumplimentación de barricas

Asimismo hay que tomar en consideración que las barricas acostumbran a reducir un tanto su nivel, y tienen que llenarse con vino cada mes para eludir que estén en contacto con l aire.

La meta de los rellenos contemplar el hueco de aire que queda entre el vino y la parte de arriba de la barrica. Este vacío se llena de oxígeno, y cuanto mayor sea el vacío, mayor oxidación padecerá el vino, logrando comportar una esencial pérdida de la fruta y el desarrollo de microorganismos indeseados, como tienen la posibilidad de ser las bacterias acéticas. De ahí que si deseamos sostener la fruta de nuestro vino, es primordial efectuar los rellenos recurrentemente.

¿Cuándo sacar de quicio el vino?

Llegado el instante, por norma general en primavera, sacamos el vino limpio a depósito. Se salvan los precipitados del fondo para ser eliminados y se limpia la barrica por la parte interior con vapor y agua ardiente a presión. Con este desarrollo, vamos a estar limpiando el poro de la madera y facilitando nuevamente la adecuada microoxigenación del vino. Una vez listo, volvemos a poner el vino limpio en la barrica limpia.

Como comentamos en algún momento, la barrica no solo nos se utiliza para dar aromas al vino, sino el vino padece una enorme transformación dentro suyo, se afina y se estabiliza aportándole una mayor aptitud para en la posterior crianza en botella.

Deja un comentario