con que tipo de vino se acompaña el salmon

El maridaje en Valencia no deja de superar y de buscar novedosas composiciones que provoquen vivencias gastronómicas únicas. En este sentido, entre los alimentos que mucho más juego da es el salmón, ya que es un pescado graso que tiene un gusto mucho más terminado, con lo que puede ser acompañado por múltiples géneros de vino.

Si bien, como siempre y en todo momento, el vino a seleccionar va a depender de la manera en que haya sido cocinado el salmón. Por servirnos de un ejemplo, para un salmón cocinado a fuego retardado, que muestra una textura mucho más blanda, se aconseja un vino elaborado con la pluralidad Sauvignon Blanc con la meta de que fortalezca sus sabores.

Chardonnay o Borgoña Blanco

Chardonnay es un maridaje tradicional con pescado, singularmente pescado y marisco rico como salmón, langosta o cangrejo. Un Chardonnay de roble grasoso es singularmente exquisito con un salmón con una crema o salsa a partir de mantequilla como una mantequilla blanca. También, un Borgoña blanco de Côte de Beaune tiene sabores vibrantes que equilibran los frágiles sabores del salmón.

Este vino blanco superestrella de Argentina tiene una acidez media y sabores afrutados que mezclan bien con el salmón, especialmente con preparaciones mucho más picantes o crudas como el ceviche o el sushi de salmón. La acidez en el Torrontés corta la grasa del salmón al paso que los sabores de frutas equilibran las condimentas fantásticamente.

Peces crudos:

Los argentinos no somos muy amigos del pescado crudo, pero hay exquisiteces de la gastronomía en todo el mundo que se han instalado fuerte en este país como el sushi y el ceviche . Para el primero, como afirmaba unas líneas mucho más arriba, quiero un vino de buena acidez, que corte el graso del salmón, los langostinos y el queso filadelfia.

uva

Un Sauvignon Blanc, un Semillón o un óptimo espumoso me semejan enormes opciones. En cambio, en el momento del ceviche intento no conjuntar tanta acidez con mucho más acidez y también ir por blancos mucho más afrutados e inclusive untuosos como un Viognier. El efecto es exactamente el mismo pero planeado del revés.

La fritura de presas de mar tiene una extendida tradición en este país, desde las habituales rabas hasta las milanesas de pescado o cualquier pescado de río frito en grasa, habitual del litoral. Los blancos jóvenes, los rosados ​​e inclusive los tintos rápidos como un Pinot Noir van a saber adecentar nuestro paladar y dar sabores.

Pescados, mariscos y vino: de qué forma adivinar

De todos modos la clave siempre y en todo momento es escoger un vino que no reste importancia en el plato y aquí entran en juego puntos como el género de pescado o marisco, tal como la preparación.

Es obvio que, con la comida de mar, hay que eludir tintos con bastante cuerpo, puesto que anularían el gusto del plato, pero evaluar ciertos pescados y mariscos con un tinto joven o un refrescante rosado puede ocasionar agradables sorpresas.

¿Buscas el maridaje especial? Te mostramos ciertas opciones de vinos para acompañar tu platillo con salmón en dependencia de su género de preparación.

Conjuntar de forma exitosa un óptimo vino con una comida con marisco o pescado tiende a ser algo simple si se piensa en concepto de peso y rigidez.

Un pescado crudo especial y unos mariscos salobres van bien con un vino blanco de afín elegancia. De esta manera, un pescado de gusto mucho más vivo, cocinado a la parrilla, combina bien con un blanco con mucho más cuerpo, y si el pescado se sirve con una reducción de vino tinto, por servirnos de un ejemplo, entonces un vino tinto puede ser una opción mejor.

Deja un comentario