con que se puede abrir una botella de vino

Pongámonos en el caso de que no contamos a mano ni un caracol de gancho ni un cuchillo. Todavía existe promesa. Solo requerimos algo que siempre y en todo momento (o la mayoria de las veces) llevamos puesta. Nuestros zapatos. Bien, cuando menos uno.

El procedimiento radica en ingresar la base de la botella en el zapato, ponerla a la altura del talón y pegar la suela del zapato contra una pared con la botella dentro. La fuerza del encontronazo que recibe el zapato se transmitirá al vidrio de la botella, de ahí que va a pasar al vino, que empujará la pequeña proporción de aire que siempre y en todo momento queda entre el vino y el corcho y, por último, este último va a ir saliendo de a poco con cada vez. En el momento en que el corcho salga lo bastante, vamos a poder estirarlo con nuestras manos.

Ayúdate de un sacacorchos

Te aconsejamos un sacacorchos de sumiller, el sacacorchos de 2 tiempos, conformado por tres partes: la navaja, que nos va a ayudar a recortar la cápsula; la espiral, con la que perforaremos el corcho; y la palanca, que nos dejará obtener el corcho en 2 tiempos con sencillez.

Siempre y en todo momento corta la cápsula bajo la palmadita, para eludir el contacto entre la cápsula y el vino en el instante de su servicio. En el momento en que cortes, hazlo con un movimiento circular y sin desplazar la botella. Si hacemos bien este corte, echando delicadamente de la cápsula, va a salir entera. Tenemos la posibilidad de adecentar la palmadita y la parte de arriba con un paño para remover cualquier viable resto.

Emplea un cuchillo o navaja

En vez de utilizar un sacacorchos, puedes emplear un cuchillo para abrir una botella de vino; lo esencial es que sea un cuchillo angosto a fin de que el corte logre ingresar por el cuello de la botella. Los cuchillos dentados van a ser idóneas, por el hecho de que van a tener mayor adherencia al corcho.

La primera cosa que tienes que realizar es insertar el corte del cuchillo esmeradamente hasta el momento en que logres atravesar todo el corcho. Jura llevarlo a cabo de forma lenta a fin de que no te estropees y a fin de que el corcho no se rompa. Entonces da vuelta tenuemente al cuchillo y comienza a charlar realizando pequeños movimientos hacia atrás y adelante a fin de que el corcho salga despacio.

Con unas llaves de casa

Coloca la punta de una llave extendida en el corcho de forma oblicua. Después, ve girándola mientras que tiras hacia arriba. De a poco y de forma cuidadosa de no romper el corcho, acabará saliendo.

Precisarás un perchero de aluminio que logres dar forma, puesto que debes plegar la punta con apariencia de anzuelo: ¡pescaremos el corcho! Metelo hasta el fondo, hasta pasar el corcho, y tira hacia arriba. Ejercitará exactamente de anzuelo y lo va a sacar de manera fácil.

¿Cuántas ocasiones has amado abrir una botella de vino y no tenías un sacacorchos a mano? Seguramente en más de una ocasión, pero relajado, desde Yavino deseamos ofrecerte recomendaciones para abrir una botella de vino con un sacacorchos casero. Si bien no tenemos la posibilidad de cerciorarte de que estas recomendaciones son cien% funcionales, tienen una enorme posibilidad de que te quiten inconvenientes y tu comida o cena no se vaya al garete, por no tener un sacacorchos.

Aquí van las 7 recomendaciones locas:

Deja un comentario