con que antelación se decanta el vino

Decantar vino es un arte. Una técnica que bien ejecutada puede conducir nuestra experiencia vinícola a otro nivel. ¿Te agradaría entender de qué se habla?

Prosigue leyendo y revela exactamente en qué radica la decantación de un vino, por qué razón es esencial este desarrollo y aprende todos y cada uno de los pasos para realizarlo desde tu casa. Según la definición de la Real Academia De españa, decantar radica en “dividir un líquido del poso que tiene dentro, volcándolo delicadamente en otro envase”. Y si bien razón no le falta, esto no semeja algo tan revelador, ¿verdad? Lo que en esta definición no se detalla es que decantar vino es, además de esto, una técnica para agrandar los matices de esta bebida.

Los misterios de la decantación

Un aspecto de precaución que los especialistas aconsejan siempre y en todo momento antes de iniciar es olfatear y evaluar el vino para efectuar un diagnóstico exacto de cuál es su auténtico estado. Con esto, vamos a tener claro si es requisito hacer la decantación o no, tal como el tiempo que vamos a deber dedicar a ello.

Un paso propedéutico, cuyo olvido puede poner en una situación comprometedora el éxito de la operación, es poner la botella, con 24 h de antelación, en situación vertical. El propósito es bien simple: ocasionar que los sedimentos se amontonen en el fondo. Si nos encontramos frente a un ejemplar joven, este requisito no está de sobra si bien es prescindible.

¿Con qué antelación lo decanto?

En la situacion de vinos con crianza extendida, debemos decantarlo como máximo una hora antes de tomarlo, al paso que en los vinos jóvenes tenemos la posibilidad de llevarlo a cabo múltiples horas antes.

Debemos tener muy presente los tiempos, ya que alargar en demasía el tiempo del vino en el decantador tiene la posibilidad de tener un efecto amenazante y lograr que el vino se empobrezca.

¿POR QUÉ HAY QUE DECANTAR UN VINO?

Es esencial comprender que el hecho de decantar un vino dejará que, al tomar contacto con el oxígeno, tengamos la posibilidad admitir ciertos de sus misterios: géneros de uvas usadas en su elaboración, tiempo de maduración, estilo de crianza, especificaciones de la agregue o, aun, puntos concretos de la cosecha de la que es fruto esta botella de vino.

Aparte de este aspecto, decantar un vino nos deja poder saborearlo sin ningún género de sedimento. Una manera de dejar que se precipite en el fondo del decantado cualquier resto sólido que logre ser parte del vino.

Deja un comentario