cómo se llama el sedimento del vino

No es extraño que, en algún instante, les haya sucedido esta iniciativa de destapar un vino y conocer que en el corcho, en el fondo o en las paredes de la botella aparecían ciertas partículas sólidas. Tal y como si fuesen sales o granos de arena. Estas cosas llamamos sedimentos, borra o posos (de esta forma, con “s”), y de ellos nos ocuparemos.

Lleva por nombre ‘precipitado’ (o sea, el sólido que se genera en una disolución desde una reacción química o bioquímica) a la capacitación de estos sedimentos. Y el desarrollo es totalmente natural. Se da en múltiples casos, pero esencialmente en esos vinos tintos que no fueron poderosamente filtrados y/o clarificados. Hay salvedades y, a veces, se tienen la posibilidad de hallar asimismo en etiquetas de cosechas recientes.

¿De qué forma eludir los posos en el vino?

Por norma general, en el desarrollo de trasiego (en el que el vino se traspasa a otro envase) se deja atrás prácticamente todo el sedimento. No obstante, ciertos vinos dejan envejecer sus botellas sobre su “barro” (de esta manera llaman a los especialistas enólogos a los restos sólidos en el vino) que aportará un peculiar aroma y gusto.

Como ahora vimos, durante los años y como evolución del propio vino, es habitual la aparición de moléculas en el fondo de la botella que no van a hacer daño a absolutamente nadie, pero si eres de los que elige eludir que caigan en la copa, lo más conveniente es decantar el vino de forma lenta en una jarra decantadora a fin de que las mamás o posos queden en la botella.

¿De qué forma eludir los posos en la copa de vino?

Para eludir la aparición de posos, a lo largo del desarrollo de elaboración del vino se efectúa la filtración. No obstante, pasados ​​los años posiblemente como producto de la evolución del vino se formen moléculas que caigan en el fondo de la botella.

Con lo que si eres de los que elige tomar su vino sin posos, como consejo para eludir que caigan en tu copa, lo más conveniente es decantar la botella de vino en un envase decantador o vinera, antes de ingerirlo. Para llevarlo a cabo de manera correcta, es esencial proseguir los próximos pasos:

¿Qué son los posos del vino?

Para comenzar, tienes que saber que los posos no están relacionados ni con la calidad del vino ni con la manera que hayas guardado tu botella, sino con el desarrollo de producción.

Hablamos de depósitos de diastasas inertes y otras partículas residuales que vienen de la uva que se alojan en el fondo de la barrica a lo largo del desarrollo de fermentación y envejecimiento.

¿Qué sucede si podemos encontrar sedimentos en una botella?

Existe variedad de críticas en lo que se refiere a los sedimentos que podemos encontrar en los vinos. Ciertos opínan de manera efectiva y otros que lo tachan como algo negativo. Los mucho más interesados al vino suponen que si el vino tiene dentro partículas es una consecuencia negativa de su mala producción, el día de hoy descubriremos que de todos modos es todo lo opuesto, ¿no crees? prosigue, prosigue leyendo!

Verdaderamente su aparición no es algo común, ocasionalmente tenemos la posibilidad de apreciarlos. No tiende a ser algo interesante en el momento en que lo podemos encontrar en nuestro vino pero es verdad que es algo muy natural que no debe estar preocupados en nada. Debemos entender que en el momento en que hayamos sedimento en nuestra copa, nos encontramos a puntito de gozar de un vino de calidad. Muchas veces es un indicio de que este vino es viejo, o sea, los sedimentos tienen la posibilidad de aparecer mientras que el vino está fermentando o madurando.

Deja un comentario