cómo hacer muslos de pollo guisados con vino

De qué forma llevar a cabo la receta de Pollo al vino

  1. Ponerle condimientos con sal y pimienta los cuartos traseros de pollo. Añade aceite a una olla con fondo antiadherente, en el momento en que esté ardiente doramos los cuartos traseros de pollo por fuera a lo largo de 2 o tres minutos por lado para sellarlos. Sacar de la sartén y reservar.
  2. Mientras que desmenuza los ajos y parte a trozos hasta el pimiento verde y las cebollas. Poner todas y cada una de las verduras en un mortero o envase y conjuntar con el pimentón y las yerbas provenzales.
  3. Quita el pollo de la sartén y añade el contenido del envase, las verduras que hemos fileteado. Saltear en el transcurso de un par de minutos hasta el momento en que las cebollas se vayan poniendo con transparencia. Si te queda muy seco, añade 2 cucharaditas de caldo de pollo.
  4. Verter el vino tinto, una hoja de laurel, el caldo de pollo y los cuartos traseros de pollo. Bajar el fuego y cocinar a lo largo de 20 minutos mucho más cinco de reposo.
  5. Sacar de forma cuidadosa el pollo y dejarlo en un plato, sacar asimismo el papel de laurel.
  6. Verter el resto de elementos y el caldo que queda en el fondo de la olla. En un envase o vaso capaz para la batidora. Batir hasta hallar una salsa fina (en dependencia de de qué manera te agrade si aproximadamente triturado).
  7. Poner en una fuente el pollo y regar con la salsa de vino. Evaluar por si acaso es requisito cambiar el punto de sal.

Reemplaza el vino tinto por vino blanco seco (que no sea ácido) y lograrás una salsa mucho más despacio. Puede añadir especies como el estragón o el cilantro que asimismo mezclan bien con la carne de pájaro. ¿Te ha dado gusto la receta? No te pierdas esta de:

¿Qué vino usar para cocinar?

Así sea blanco, rosado o tinto el vino está presente ya hace siglos en todas y cada una de las celebraciones, se utiliza en salsas y adobos y asimismo en postre. En el siglo XIII el arenque ahora se preparaba con vino blanco. Cada género de alimento combina mejor con un género de vino. Por poner un ejemplo, para cocinar carnes rojas es preferible usar negras como Cariñena, Garnacha o Monastrell. Vinos con cuerpo y varios matices. Para cocinar pollo con vino se aconsejan los vinos blancos secos, pero intentando no sean ácidos como la garnacha blanca. Si empleas tintas los de Jerez como el Pedro Ximénez o la pluralidad Moscatel son fabulosos.

Preparación del arroz blanco y presentación final del plato

  1. En una olla calentamos un chorrito de aceite de oliva y un diente de ajo entero. En el momento en que el ajo esté dorado lo retiramos y agregamos el arroz. Sofreímos el arroz a lo largo de 2 o 3 minutos quitando a fin de que no se pegue a la olla.
  2. Incorporamos el caldo del estofado de pollo y complementamos con agua si es requisito hasta hallar 3 unas partes de líquido por un lado de arroz.
  3. Cocinamos el arroz hasta el momento en que esté en su punto verificando el punto de sal en medio de la cocción. Vamos probando el arroz. Cada arroz es un planeta, si en vez del arroz de grano largo utilice arroz redondo el resultado va a ser mejor.

    vid

    Todavía algo mucho más de coste en la receta. Esta pluralidad se distingue del resto por ser un grano que no se rompe en la cocción sino se bomba.

  4. Servimos el arroz adjuntado con el pollo estofado. Hablamos de uno de estos platos fáciles y reconfortantes, una receta de relámpago.

Si aún de esta forma con el pasito a pasito y el vídeo no lo sabe, les dejo un pasito a pasito mucho más extenso en fotografías de esta receta de pollo con arroz que le salga sí o sí . No lo dude, prosiga estas fotografías.

Preparación del pollo guiso. Cazuela express y en olla habitual

  1. Limpiamos el pollo de restos de grasa y le retiramos la piel. En una cazuela express o una olla habitual (es dependiente del desarrollo de cocción que usaremos) calentamos un chorrito de aceite de oliva virgen plus. En el momento en que el aceite esté ardiente agregamos el pollo troceado y lo doramos por todos y cada uno de los lados.
  2. En el momento en que el pollo esté prácticamente dorado, agregamos la cebolla pelada y cortada en 4 partes, los dientes de ajo pelados y enteros y el tomillo. Dejamos que se cocine 2 o 3 minutos y agregamos la sal y el vino blanco.
  3. Cocinamos a lo largo de 5 minutos hasta el momento en que el alcohol del vino se haya evaporado. Tapamos la cazuela exprés y cocinamos a lo largo de 20 minutos. Pasado este tiempo vamos a tener la carne de pollo tierna y con una cantidad abundante de salsa.
  4. Si no tienes cazuela express, se puede realizar de manera clásico en la olla de siempre. Doramos el pollo y calentamos las verduras así como explico al comienzo.
  5. Agregamos el vino blanco y exactamente la misma proporción de líquido (agua o caldo de ave), en tanto que al cocer el pollo de a poco, se evapora mucho más líquido. Ponemos a cocer a fuego medio a lo largo de 40-45 minutos hasta el momento en que el pollo esté tierno.
  6. Si observamos que se queda sin líquido, agregamos un tanto mucho más a media cocción. Reservamos la carne y ponemos prácticamente toda la salsa en un cuenco.
  1. En una olla calentamos un chorrito de aceite de oliva y un diente de ajo entero y pelado. En el momento en que el ajo esté dorado lo retiramos y agregamos el arroz. Sofreímos el arroz a lo largo de 2 o 3 minutos quitando a fin de que no se pegue a la olla.
  2. Incorporamos el caldo del estofado de pollo y complementamos con agua si es requisito hasta hallar 3 unas partes de líquido por un lado de arroz.
  3. Cocinamos el arroz hasta el momento en que esté en su punto verificando el punto de sal en medio de la cocción. Vamos probando el arroz. Cada arroz es un planeta, si en vez del arroz de grano largo utilice arroz redondo el resultado va a ser mejor.

    vid

    Todavía algo mucho más de coste en la receta. Esta pluralidad se distingue del resto por ser un grano que no se rompe en la cocción sino se bomba.

  4. Servimos el arroz adjuntado con el pollo estofado. Hablamos de uno de estos platos fáciles y reconfortantes, una receta de relámpago.

Deja un comentario