cómo exportar vino desde lanzarote a madrid

La isla de Lanzarote, primera en ser ocupada a los tiempos del siglo XV, es la única del archipiélago, adjuntado con Fuerteventura, que no causó vino. Esporádicamente hubo algún parral para el consumo de la uva, pero no fue hasta la erupción volcánica de 1730-1736 donde se permitió su cultivo. La dieta mediterránea (pan, aceite, vino, frutas) fue impuesta desde un comienzo por los ocupantes de europa. Lanzarote generaba y exportaba cereales, carne y queso de cabra, al paso que adquiría fuera de los vinos, bien andaluces, canarios o madeirenses. mejores zonas agrícolas de la isla, impidiendo el cultivo de los cereales habituales. Frente tanta desgracia comenzó a observarse que amedrentando la tierra, o sea, separando las arenas volcánicas hasta llegar a la tierra cultivable, podían plantarse árboles frutales, aun viñedos. A los 40 del siglo XVIII se marcha acelerando el desarrollo de plantación por los óbices legales que se impuso a los aguardientes foráneos, de manera señalada catalanes y mallorquines. Esto logró que los mercaderes tinerfeños en aquella isla controlaba el mercado del vino del archipiélago, aparte de ser la mayor productora, se interesasen por los incipientes vinos conejeros con el objetivo de transformarlos en aguardiente. Con ese fin, instalaron en Arrecife sus destilerías llegando a llevar el comburente desde Tenerife, en tanto que esta novedosa actividad dejó a los lanzaroteños sin leña para cocinar. a atemorizar las arenas (lo que resolvía en parte la escasez de agua) ahora resguardar la planta de los vientos, bien con el orificio de arena si resultaba suficientemente profundo, bien a través de la construcción de unas pequeñas paredes de piedra seca, conseguidas picante -las rocas volcánicas.George Glas, mercader británico, profundo conocedor de la sociedad canaria del segundo tercio del siglo XVIII, ilustrado y llevado a prisión por la Inquisición, comerciante de vinos, viajero incansable y que visitó múltiples ocasiones Lanzarote, ente da cuenta del principiante comienzo de la viña en nuestra isla. Según él, en la década de 1750 o principios de 1760 se generaba alguna proporción de vino que prácticamente en su integridad se exportaba a Tenerife, una vez destilado. esta isla y compra de pipas de las que vienen de fuera”. En 1776, hace aparición una obra de creador irreconocible, llamada “El Compendio”, que nos ofrece un concepto descriptiva del estado de la agricultura en la isla, 40 años tras la erupción del Timanfaya. Resalta que el viñedo se multiplica y que el vino se destinaba en la mayoría de los casos para la elaboración de aguardientes que los tinerfeños efectuaban en Arrecife, impulsando su avance en menoscabo de la Villa de Teguise, a la que terminó por quitar la capitalidad de la isla .En la época de XVIII, los malvasías canarios estaban prácticamente desaparecidos, por el hecho de que se realizaban nuevos vinos tipo madeira (y que pasaban por semejantes en el mercado en todo el mundo), muy alcohólicos y con bastante color, que se conseguía usando una parte de uva tinta . En Lanzarote primaban las listas blancas, como en el resto del archipiélago. A inicios del siglo XIX, el vino lanzaroteno se consume poco a poco más como vino, reduciendo por consiguiente la relevancia de los destilados. Este desarrollo se ve acelerado por la caída de los vinos canarios desde 1818, que llevó en 1853 a su prácticamente exterminio, merced a unos asaltos de oidio mal combatidos. La relevancia de la vinificación en Lanzarote desde principios del XIX, logró que se sustituyeran parte importante de los Listanes por cepas de Malvasía, algo menos productiva pero de más calidad. En esta temporada la crisis afectó a los vinos recurrentes, tal es así que hasta finales del XIX, consecuencia de la filoxera en Francia, no se genera una restauración de los vinos canarios. En la exposición vitícola nacional de 1877, conmemorada en La capital de españa como resultado boom vitivinícola que se causó como resultado del ataque de filoxera en Francia, se realizó ​​un informe sobre plantaciones, varietales, géneros de vino, etcétera . De Lanzarote resalta como pluralidad la Malvasía, plantada en la isla en todo el XIX, probablemente de Sitges, varietal y vino poderosamente cotizados en la península en lo que va de este siglo. Al comienzo de la viña lanzaroteña se plantaron los listados, mucho más productivos, en tanto que tenía que ver con realizar aguardientes, si bien más tarde fue la Malvasía la que se plantó de manera mayoritaria en el momento en que tenía que ver con exportar vinos a las islas mayores . resumirse en lo que pasó en los últimos tiempos. En los años 60-70 se genera un abandono de una gran parte del viñedo, eminentemente de enormes dueños debido al comienzo del período turístico. Esto piensa asimismo el cierre de muchas bodegas. En la década de los 80, comienza el cambio de los métodos de vinificación, ingresando novedosas tecnologías que aproximan la producción a los deseos del cliente.

La bodega El Grifo

Entre las bodegas mucho más conocidas de la región es la bodega El Grifo. Hablamos de la bodega mucho más vieja de las Islas Canarias y además de esto entre las mucho más viejas de España. Esta bodega está ubicada cerca del monumento al labrador y tiene un Museo del Vino.

La bodega original data de 1775 y aún en la actualidad se guarda una parte de los aparatos y utensilios utilizados ​​en la temporada, tal como un lagar. En la parte exterior de la bodega hay un jardín de cactus y los viñedos.

¿De qué forma son los vinos de Lanzarote?

Entre vinos de Lanzarote logramos hallar tintos, rosados, blancos secos, blancos semidulces, espumosos y blancos afrutados. Los mucho más conocidos proceden de una uva llamada malvasía volcánica muy conocida por su antigüedad, puesto que subsistió a muchas plagas de europa y es de las últimas de su clase en las islas canarias. Estos vinos se identifican por ser realmente aromatizados y por su color característico. ¿Qué les hace únicos? Aparte de la pluralidad de uva usada uno de sus propios es la tierra donde se cultiva, suelo volcánico. Distinguiendo esa malvasía de otros, la malvasía volcánica. Puedes distinguir de manera fácil un vino de Lanzarote en su etiqueta, ahora que la pasan bien de la Denominación de Origen Lanzarote (D.O. Lanzarote).

Los vinos blancos en Lanzarote son muy propios puesto que surgen de la uva malvasía que nace, medra y se cultiva en suelo volcánico, donde erupcionaron varios volcanes anteriormente, pero abundante en características minerales.

Los vinos de la pluralidad Malvasía Volcánica

Copa de vino blanco de la pluralidad malvasía volcánica, característica de Lanzarote.

Los blancos de Malvasía volcánica se identifican por tener una aceptable acidez, notas salinas gracias a la humedad procedente de los vientos alisios que vienen cargados de agua de mar y una aceptable composición en la boca. De increíble paladar, el Malvasía es refulgente, de color entre torrado y ambarino que emite vivos destellos, de gusto almendrado, con finos, equilibrados y también intensos aromas, y con toques, en ciertos casos, de acidez. Su paladar es voluptuoso, de enorme amplitud.

Deja un comentario