Algunos vinos tintos ayudan a eliminar los patógenos transmitidos por los alimentos, según un estudio

Si bien consumir vino tinto no necesariamente prevendrá ni curará las infecciones bacterianas, no dañará las bacterias útiles en el cuerpo

Los vinos tintos elaborados con Cabernet Sauvignon, Merlot, Pinot Noir y Shiraz son potentes asesinos de bacterias, según una investigación realizada en la Universidad de Missouri. Si bien no se encontró que todas las variedades rojas fueran útiles para matar bacterias dañinas, aquellas que sí lo fueron no afectaron a las cepas no dañinas y útiles, como las que ayudan a la digestión, llamadas bacterias probióticas. Sin embargo, por prometedores que puedan ser los resultados, aún se desconoce si los efectos positivos del laboratorio se notarían en humanos al beber vino tinto.

Estudios previos han encontrado que el vino puede matar el bacteria que causa ulceras así como E. coli y salmonellamientras que se descubrió que el orujo de uva, un subproducto de la vinificación, mata bacterias, así como estafilococos. Sin embargo, «los informes sobre su eficacia no han sido consistentes», dijo la microbióloga de alimentos de la Universidad de Missouri, Azlin Mustapha, quien presentó por primera vez los hallazgos de su departamento en la reunión del Instituto de Tecnólogos de Alimentos en Chicago en julio. «Ha habido evidencia anecdótica de la efectividad de los vinos para prevenir cosas como la diarrea del viajero», que es causada por una bacteria, anotó Mustapha. «[But] Queríamos ver si podemos confirmar estos informes anteriores al probar una variedad de vinos tintos y jugos de uva en patógenos transmitidos por los alimentos, y fuimos un paso más allá para ver sus efectos sobre las bacterias probióticas, es decir, bacterias «amigables» o beneficiosas para la salud».

Mustapha probó 11 vinos tintos diferentes en varias cepas de bacterias potencialmente dañinas, entre ellas Listeria, E. coli y salmonella, así como las bacterias probióticas lactobacillus y bifido, que ayudan a la digestión, entre otros beneficios. Los científicos aislaron cada cepa en el laboratorio y luego expusieron las muestras a formas concentradas de cada vino. Cabernet Sauvignon, Merlot, Pinot Noir y Shiraz proporcionaron un alto efecto inhibidor sobre el crecimiento de todas las cepas de bacterias dañinas, excepto Listeria, que demostró ser la más resistente en general, pero aun así fue inhibida. Un vino elaborado con un coupage de Garnacha-Shiraz proporcionó cierta inhibición, aunque no tan fuerte, como un Tempranillo de Rioja. Zinfandel y un vino elaborado con cerezas no exhibieron propiedades inhibidoras sobre las bacterias.

“Cuanto más secos son los vinos, mayor es la acidez y los niveles de polifenoles”, que son compuestos que se encuentran naturalmente en los vinos tintos, explicó Mustapha. «Se cree que estos polifenoles son los principales compuestos responsables de matar a los patógenos. Los vinos de cereza y Zinfandel son las variedades más dulces. En general, los vinos más dulces tienen un efecto inhibidor menor sobre los patógenos». Los vinos tampoco tuvieron ningún efecto negativo sobre el crecimiento de bacterias probióticas.

Sin embargo, Mustapha advirtió contra el consumo de Merlot para evitar que las bacterias dañinas se propaguen en el cuerpo. La investigación realizada en tubos de ensayo, dijo, no es suficiente para determinar si una acción observada similar ocurriría en humanos.

«Planeamos realizar estudios de cultivo celular y estudios en animales, donde esperamos determinar si los vinos tintos tienen efectos preventivos y protectores, o si pueden actuar como tratamiento», dijo Mustapha. La esperanza es que esas pruebas determinen si beber vino tinto en el momento de la infección provocaría efectos menos graves.

Deja un comentario