a qye temperatura se debe conservar el vino

¿A quién no le agrada llegar a casa tras un largo día y gozar de una copa de vino? Es uno de esos pequeños bienestares que no tenemos ganas que nada ni absolutamente nadie lo estropee. No obstante, no en todos los casos somos de forma plena siendo conscientes de todas y cada una de las medidas que debemos tomar para asegurar la calidad del vino en el hogar.

La primera cosa que requerimos comprender es que el vino es un ente vivo, debido al carácter químico que oculta tras su producción. El vino está en incesante cambio por medio de las distintas fases de fermentación de la uva. Esta característica provoca que, de la misma otros alimentos, el vino logre ponerse malo cualquier ocasión. Si cuidamos que la leche no se corte, ¿por qué razón no observamos que una botella de vino sostenga sus características?

Apague las luces

La luz, en especial la del sol, puede representar un inconveniente potencial para el almacenaje en un largo plazo. Los rayos UV del sol tienen la posibilidad de degradar y envejecer prematuramente el vino. ¿las razones por las cuales los viticultores utilizan botellas de vidrio coloreadas? Son como lentillas para el vino. Por otro lado, la luz de los bombillos familiares probablemente no dañará el vino en sí, pero con el tiempo puede desvanecer sus etiquetas. Los bombillos incandescentes podrían ser algo mucho más seguros que los fluorescentes, que emiten proporciones pequeñísimas de luz ultravioleta.

Diríase que idealmente los vinos tienen que guardarse a un nivel de humedad de 70 por ciento. La teoría afirma que el aire seco secará los corchos, lo que dejaría ingresar aire en la botella y dañaría el vino. Pero cualquier ubicación con entre 50 y 80% de humedad se considera seguro. Por contra, las condiciones increíblemente húmedas tienen la posibilidad de fomentar el moho. Esto no afectará a un vino sellado apropiadamente, pero puede dañar las etiquetas. Un deshumidificador puede reparar el inconveniente.

Pero no bastante fresco

Sostener los vinos en el frigorífico de su casa está bien hasta por unos cuantos meses, pero no es buena apuesta en un largo plazo. La temperatura media de el frigorífico cae bajo los 7° C para guardar de manera segura los alimentos caducos, y la carencia de humedad ocasionalmente podría secar los corchos, lo que podría dejar que el aire se filtre en las botellas y estropee el vino. Además de esto, no guarde su vino en un espacio donde logre congelarse: si el líquido comienza a transformarse en hielo, podría extenderse lo bastante para despedir el corcho.

Más esencial que preocuparse por hallar los inmejorables 12°C es eludir los cambios veloces, extremos o usuales de temperatura. La expansión y contracción del líquido en la botella puede mover el corcho o ocasionar una filtración. Apunte a la rigidez, pero no se vuelva paranoico en frente de oscilaciones inferiores de temperatura. Los vinos tienen la posibilidad de, en verdad, padecer mucho más a lo largo del tráfico desde la bodega hasta la tienda. Aun si el calor ha causado que el vino se filtre alén del corcho, esto no en todos los casos quiere decir que esté arruinado. No hay forma de saberlo hasta el momento en que lo abra y todavía podría estar exquisito.

De qué manera preservar el vino tinto una vez abierto

En este momento que ya conoces de qué forma sostener el vino en perfectas condiciones en el hogar, solo te queda comprender qué llevar a cabo una vez la botella está abierta. Como regla establecida, tienes que saber que los primordiales contrincantes del vino una vez abierto son exactamente los mismos que en el momento en que está cerrado.

Temperatura

Deja un comentario