a que vino freddie mercuri a cantar con monserat

Le Dîner en Blanc. 13 septiembre 2012, Barcelona. 24 € por persona.

¿Es habitual sentirse disfrazado vistiendo de blanco? Cruzé el portal de mi casa a las 19h de la tarde vestida de blanco de pies a cabeza sosteniendo una enorme cesta de picnic con una mezcla entre vergüenza, orgullo y también ilusión. Afortunadamente debí recorrer pocos metros hasta el momento en que me topé con un taxi. Me dirigía a la Plaza de los Països Catalans y me citaba con Elena, pero además de esta pequeña información, no sabía nada. Llegué al destino y vi a veinta personas agrupadas vestidas de blanco. Parecían integrantes de una secta. Menos mal que entre ellas percibí a Elena y mis pasos hasta llegar al conjunto se cobijaron en la mirada cómplice. Eran las 19:30h en punto, hora donde nos habían mencionado religiosamente. Aguardábamos la llegada de todos y cada uno de los competidores. Nosotros en concreto en Lydia, quien nos llevaba las mesas y sillas, y si no llegaba, sencillamente no teníamos dónde cenar. Nos logró padecer, pero por último llegó con un cargamento incomparable y estuvimos mucho más que agradecidos: sillas de madera despintadas al estilo provenzal (un oasis entre tanto plástico), una simple mesa que absolutamente nadie pudiese imaginar de qué manera terminaría y un sinfín de decoración vegetal que haría de nuestra comida un pequeño paraíso (paraísos, palabra griega que menciona al Jardín del Edén).

Que un artista de rock como Freddie Mercury se atreviese a cantar con una soprano como Montserrat Caballé es indudablemente un jalón.

1983, Freddie al final ingresa a proceder a la ópera, persuadido por su asistente personal Peter Freestone, el que es un con pasión de este género.

Mercury se sienta en la butaca al lado de Peter; van a ver el hambriento Pavarotti y una tal ‘Montserrat Caballé’… Hay escasas expresiones para detallar lo que sintió Freddie al oír la voz de esta soprano, en este momento tenía un fin en la vida, conocerla.

Living on my own

Fruto del cumpleaños mucho más popular de la historia, Living on my own es una declaración de principios hedonista y orgiástica. Me quedo corta. Munich, 1985. Celebración del 39 aniversario de Freddie Mercury en el Henderson’s Nightclub. El vídeo, efectuado por Rudi Dolezal y Hannes Rossacher, populares como Torpedo Twinsy autores de varios de los videoclips de la banda y del reportaje Freddie Mercury: The Untold Story, recopila los más destacados instantes de la maratoniana celebración, que duró, según dicen, tres semanas o mucho más…

Living on my own se encuentra dentro de los temas mucho más mezclados y remezclado del repertorio de Freddie a solas. La versión que ocupa este noveno puesto es el remix del 93. Disparidad, un Freddie que se atreve con todo ritmo disco.

Deja un comentario