a que temperatura se conserva el vino

¿A quién no le agrada llegar a casa tras un largo día y gozar de una copa de vino? Es uno de esos pequeños bienestares que no tenemos ganas que nada ni absolutamente nadie lo estropee. No obstante, no en todos los casos somos totalmente siendo conscientes de todas y cada una de las medidas que debemos tomar para asegurar la calidad del vino en el hogar.

La primera cosa que requerimos entender es que el vino es un ente vivo, debido al carácter químico que oculta tras su producción. El vino está en incesante cambio por medio de las distintas fases de fermentación de la uva. Esta característica provoca que, de la misma otros alimentos, el vino logre ponerse malo cualquier ocasión. Si cuidamos que la leche no se corte, ¿por qué razón no observamos que una botella de vino sostenga sus características?

Los vinos espumosos, mejor en vertical

Como salvedad en el punto previo tenemos la posibilidad de contemplar la colocación vertical de vinos espumosos (cavas, champagne, etcétera. ). En un caso así, la existencia de gas carbónico que tiende a subir deja que el tapón sostenga el nivel de humedad perfecto. Además de esto, la predisposición vertical de la botella estimula asimismo la conservación del carbónico en estas bebidas.

No todos y cada uno de los vinos mejoran transcurrido el tiempo y de ahí que es primordial distinguir qué vinos son buenos para preservar a lo largo de mucho más tiempo y cuáles son mejores para tomar próximamente. Para distinguirlos debemos tener en consideración causantes como la edad del vino, la agregue, el sitio procedencia, el género de uva con la que se realiza, el tiempo y el género de crianza y, más que nada, el sitio donde fueron guardadas las botellas ( siendo siempre y en todo momento aconsejable adquirirlas en nuestra bodega donde la conservación siempre y en todo momento va a ser perfecta).

Manténgalo fresco

El calor es el enemigo número uno del vino. Las temperaturas superiores a 21 ° C (70 ° F) asistirán a envejecer un vino mucho más veloz de lo que por norma general es deseable. Y si hace considerablemente más calor, su vino puede prácticamente “cocinarse”, lo que resulta en aromas y sabores planos. El rango de temperatura ideal es entre 7° y 18° C (45° y 65° F). De manera frecuente se considera 12 ° C (55 ° F) como prácticamente especial. Tampoco se preocupe bastante si donde guarda sus botellas hay unos cuantos grados mucho más, siempre y cuando las destape en un tiempo prudencial tras su publicación.

Sostener los vinos en el refrigerador de casa está bien hasta por unos cuantos meses, pero no es buena apuesta en un largo plazo.La temperatura media del refrigerador cae bajo los 7 ° C para guardar de manera segura los alimentos caducos, y la carencia de humedad ocasionalmente podría secar los corchos, lo que podría dejar que el aire se filtre en las botellas y estropee el vino. Además de esto, no guarde su vino en un espacio donde logre congelarse: si el líquido comienza a transformarse en hielo, podría extenderse lo bastante para despedir el corcho.

Consejos para preservar el vino en el hogar embotellado

Piensa en el vino como un alimento vivo que precisa estar en las próximas condiciones para sostenerse en el más destacable estado el mayor tiempo viable:

  • Temperatura incesante: almacenar un vino a temperatura ámbito no en todos los casos es la idea más clara, singularmente en sitios cálidos o en el momento en que se sobrepasan los 20 grados. Lo idóneo es preservarlo en un lugar con temperatura incesante que esté entre unos 8 y 15º.

    Ser útil un vino bastante frío, singularmente los tintos, va a hacer que los matices de los aromas desaparezcan y no se logren ver. No obstante, si debes escoger, es preferible que optes por el frío. Se preservará bastante superior y es simple que suba unos cuantos grados en el momento en que se ayuda.

  • Ámbito obscuro y sin estruendos: lo idóneo es guardarlo en cuartos trasteros subterráneos, patios interiores e inclusive armarios donde el ámbito esté protegido del exterior. La temperatura va a deber mantenerse incesante y el ámbito estar libre de ruidos, fragancias, movimientos y vibraciones.

  • En situación horizontal: esto es primordial, puesto que sosteniendo el vino en contacto con el corcho, este se sostendrá húmedo y de esta manera evitarás que se seque, pierda volumen y entre oxígeno que afectaría al gusto del vino.
  • Hay que eludir la luz directa sobre el vino: la luz directa provocaría la oxidación del vino afectando su gusto y color.

Deja un comentario