a que temperarura se sirve el vino tinto

La temperatura perfecto para ser útil y consumir cada vino es algo que provoca muchas inquietudes. ¿Todos y cada uno de los negros se sirven a exactamente la misma temperatura? ¿Los blancos siempre y en todo momento muy fríos? ¿El espumoso ha de estar en el congelador?

Ya que bien, intentaremos solucionar estas inquietudes y argumentar a qué temperatura debemos ser útil cada género de vino. Eso sí, antes de iniciar, te ofrecemos unas pequeñas pinceladas para “abrir boca” (y jamás explicado de otra forma) que, quizás, ignorabas:

Temperaturas de servicio recomendadas según la tipología de vino:

  • De 5ºC a 8ºC : blancos jóvenes, espumosos, finos y manzanillas
  • De 8ºC a 10ºC : rosados, blancos muy dulces
  • De diez De 12ºC a 14ºC : negros jóvenes poco tánicos
  • De 14ºC a 16ºC : negros con crianza

para el vino tinto y de qué es dependiente?

Es muy frecuente creernos el falso mito de que la temperatura perfecto para el vino tinto es la “temperatura ámbito”. No obstante, este término (acuñado en Francia en el momento en que las viviendas no disponían de calefacción y las botellas se preservaban en bodegas para servirse tiempo tras estar en una habitación a la temperatura sugerida de 16 °C) dejó de tener sentido en el momento en que en cualquier lugar donde nos divertimos de estos vinos, comenzamos a tener calefacción.

Por consiguiente, para entender cuántos grados ha de estar el vino tinto, hay que tomar en consideración más que nada qué género de vino es. En la situacion de los vinos crianzas y reservas, estos tienen que servirse entre los 14-18 °C.

De qué manera hallar la temperatura ideal del vino tinto con ciertos trucos

Si solicitas una botella o una copa de vino en un lugar de comidas, con toda posibilidad dispondrán de una vinoteca para servirlo, como se debe, a temperatura perfecta.

vino

Pero si el vino lo va a tomar en el hogar, y no tiene un rincón concreto para el almacenaje y la conservación, existen algunos trucos que puede tomar en consideración.

¿Se puede meter el vino tinto en el frigorífico?

Si bien es muy frecuente preservar cualquier bebida en el frigorífico, especialmente si nos encontramos en verano, o sea un fallo en ciertos casos. La temperatura ideal del vino tinto jamás la vamos a encontrar en nuestra nevera, y, por consiguiente, el ámbito frío y seco le va a hacer perder aromas, matices y alterará alguno de sus elementos. Una vez abierta, si no la hemos terminado, lo destacado para preservar el vino tinto es tapar la botella con una bomba de vacío manual y, en vez de guardarla en el frigorífico, intentar sostenerla en un ubicación fresco y obscuro.

Así como comentamos antes, la “temperatura ámbito” por el momento no existe, ni el frigorífico es su mejor aliado. Eso sí, poseerlo a 40ºC fuera tampoco lo es, en tanto que el vino tinto perderá sus características y esencia. Si lo tomamos bastante frío, el vino perderá los aromas, y si la temperatura es altísima, se acentuará tanto la acidez como el alcohol, con lo que el gusto del vino se perderá.

Deja un comentario