a qué nos evoca el vino blanco

Primordiales adjetivos del vino

Tener la aptitud de comprender, entender y aprender de un óptimo caldo, no es sencillo, especialmente cuando nos planteamos ofrecer juicio a una dificultad similar.

B

Refulgente: Con perfección límpido. Buqué (o bouquet): Grupo de las características olfativas del vino derivado de su envejecimiento aproximadamente prolongado en botella o barrica.

Caído: Maduro, con escasas características gustativas y exceso de acidez. Carácter: Características bien marcadas y identificables. Sustancioso: Sensación de plenitud y textura despacio. Cerrado: Inmaduro, que todavía no está ya listo para tomar, pero agradable. Cocido: Con aromas de una infusión de té muy concentrada. Complejo: Con una enorme gama de experiencias olfativas y gustativas. Corchado: Defecto referente a un fragancia a moho, a corcho podrido. Corto: Vino que no deja impresión durable en el paladar. Cuerpo (con): De carácter marcado: impresión de peso y rigidez en el paladar.

Peculiaridades de los vinos chardonnay

La uva chardonnay es de una especial acidez natural, con lo que la crianza de sus vinos necesita cambios en la fermentación para suavizarla y conseguir notas mucho más sedosas .

La fermentación maloláctica le añade un regusto apreciablemente cremoso y rápido, que llevó a asociarlo con el caramelo y la mantequilla.

Vino blanco simple

Nada superior para comenzar en el planeta de los blancos que con un vino simple, que no simple… La vinificación es una de esas cosas que siempre y en todo momento se comentan y ocasionan 2 reacciones : interés total o sopor del siester. Pero el procedimiento de elaboración y pluralidad elegida influyen, y bastante, en la dificultad final del vino. En un caso así hablamos de una pluralidad rápida con encontronazo gustativo pero con aroma especial, la Garnacha blanca, y una vinificación sin demasiadas artificios: fermentación en depósitos de acero inoxidable y mínima intervención humana. Este dejar realizar al vino da un mucho más que excelente resultado: Pequeños ratos es en especial satisfactorio, simple de tomar, solicita diálogos con amigos, hablas hablas y a cambio da gustito del bueno, del de fruta y yerba seca. No existe quien se le resista: pruébalo y vas a ver. Y por 7€, sienta.

Seguramente probó algún vino que sabe en mar. Quizás estuvieses en la playa y creyera que era la brisa marina, quizás fuera la armonía con las gambas. La realidad de las verdades es que esta salinidad hay que, en parte, a 2 ácidos:  el tartárico y el succínico. El primero procede de nuestra uva y el segundo de la fermentación, o sea, de la acción de las diastasas.

La antigüedad no cuenta..

La mayor parte no son para almacenar. No pienses que años de bodega les van a progresar. A la inversa, a varios les arruinan pues pierden esa lozanía y esa impresión de juventud. No lo mires como algo negativo, ¿son vinos para abrir y mudar de manera continua, para ni dudarlo en el momento en que estés con el sacacorchos en la mano pensando qué abro? Recuerde: van con varias cosas y siempre y en todo momento aportan alegría a la asamblea. Dales movimiento y no te arrepentirás.

Deja un comentario