a que edad vino messi al barcelona

Barcelona.- El argentino Leo Messi cumple el día de hoy, día de Sant Joan, 33 años, y lo realiza habiendo disputado su carrera en un solo club: el Barça.

A esa edad, Maradona daba visibles muestras al Sevilla de por el momento no ser lo que había sido y se encontraba a puntito de ser suspendido por dopaje por segunda vez. A esa edad, Pelé encaraba el último año en el Beatos, el club de siempre, antes de lanzarse a la aventura del New York Cosmos.

La escuela no se encontraba en sus preferencias

El niño que se apasionaba por el fútbol y lo daba todo en el campo, no mostraba esa concentración y aptitud en la escuela. En verdad, nuestro Messi ha reconocido que, si bien en la escuela era muy relajado, era un desastre en los estudios, con lo que siempre y en todo momento sacaba pésimos desenlaces.

De todos modos, era bastante bueno en geometría, una materia que podía utilizar al campo de juego, pero en el momento en que tenía que ver con aritmética, álgebra o cualquier otra ciencia que no tuviese que ver con el fútbol, ​​les desenlaces eran mediocres, si bien siempre y en todo momento se supo ganar el cariño de las maestras.

Lionel Messi, las luces de París y una temporada con gusto agridulce

Después de las lágrimas y las despedidas de «su localidad», Lionel Messi no perdió un buen tiempo y, solamente cinco días tras la salida del Barcelona, ​​se confirmó su llegada al París Saint Germain. El grupo de la ciudad más importante francesa se encontraba conformando un auténtico “Dream Team” con un solo propósito: ganar por vez primera la Champions League.

A la existencia de estrellas de la talla de Kylian Mbappé, Neymar y Ángel Di María en la cantera que conducía Mauricio Pochettino se sumaron, entre otros muchos, aparte de Messi, Sergio Ramos, el histórico defensor del Real La capital de españa, el arquero italiano Gianluigi Donnarumma, que llegaba del Milan, y el centrocampista neerlandés Georginio Wijnaldum, procedente del Liverpool.

Sus comienzos como Futbolista

Solamente un niño practicó el fútbol callejero en compañía de sus hermanos, Matías y Rodrigo. Asimismo lo logró con su primo Tomi. Lo llamaron “La Pulga” por su baja estatura.

Con tan solo cinco años comenzó a divertirse en el Grandoli, un pequeño aparato fútbol que brotó en su vecindario, el que era entrenado por su padre.

Deja un comentario