a mi me gusta el vino me gusta el amor

El vino es una gata mimosa que juega con ellos, los cautiva, baila en las copas y se deja gozar por los dos… al unísono. Ellos, ebrios de amor, admiten con gusto el banquete que el vino les da y se sientan en una mesa para charlar de esa pasión que les une y les hermana. Dios, el Demonio y el Vino juntos sin más ni más escenografía que una mesa, 2 sillas y quien redacta como testigo.

Dios y el Demonio son, respectivamente, Juan Mayou y Sergio Di Fazio. 2 referentes en el planeta de los usuarios del vino que todos los días efectúan una importante aportación para subir los alicados números del consumo de forma anual per cápita.

El alcohol predispone, de eso no hay dudas. Entonces ¿por qué razón no buscar bellas disculpas para destapar con esa persona particular? Aquí, ciertos avisos y etiquetas recomendadas para emborracharse de amor con vinos en el Día de los Enamorados.

Si eres de estos a los que el Día de los Enamorados le pasa por el lado sin pena ni gloria, entonces esta nota no es para ti. No obstante: si, como yo, San Valentín te inspira para festejar y meditar una comida particular con esa persona que nos alegra cada mañana, sígame con estos consejos.

1. Una gran idea: jazz sonando de fondo y ciertas candelas (si esto no les empalaga bastante). A esto le sumamos un negro fresco. Un Pinot, terminantemente. El Pinot es «el vino del amor», solo pues me chifla llamarlo de esta forma. ¿Ideas argentinas? El Estado de Doña Paula está realmente bien, exactamente la misma el de Zorzal y el Ramanegra de Casarena. Otro: el Barda de Bodega Chacra… huele quizá de la Borgoña.

Castilla y León

Aparte de eso, en La ciudad más importante de españa, hace cinco años, se festejan los Premios Vino y Mujer, donde se brindaron cita 150 vinos de 41 designaciones distintas venidos de cinco países de europa diferentes. Este organismo tiene como propósito hallar que la mujer no quede distanciada de todo el planeta del vino y que logre opinar, al mismo nivel que sus equivalentes masculinos, por ejemplo, en un almuerzo de trabajo. Benavides forma parte a las pocas mujeres de España emprendedora en ese planeta. «Fue considerablemente más recurrente la herencia, hijas de bodegueros que se ocupan o gente que por familia han heredado el negocio, pero emprendedoras de cero en femenino, pocas», reconoce. Los médicos concluyeron que «hay una relación potencial entre el consumo de vino tinto y una sexualidad mejor».

Deja un comentario