a la legion le gusta mucho el vino

El bar La Cruda, como convenimos por el momento en llamarlo, es casa menor de Bendito, el sitio de vinos y vinilos del Mercado de San Fernando, que ha realizado por la civilización vinatera de novedosa orden. ¿Algo mucho más que una moda? Está por ver.

El barbudo de Bendito tiene parroquia muy leal merced a su simpático proselitismo contagioso. En la parada se encuentra con toda naturalidad vino del llamado en este momento natural y se lee Noble Rot, la biblia de este vino alterno con sede, donde si no, en Londres. Pero esta vez pasamos de Lavapiés a Legazpi, directos a La Cruda.

Botas de Vino

Comenzamos con un obsequio muy original, en un caso así, singularmente dedicado para los fanaticos del vino. Charlamos de botas de vino con diseños únicos, fabricadas de manera artesanal ya hace mucho más de cien años. Una bota de calidad con cosido hermético y abonado de piel de cabra y diferentes distintivos. Por poner un ejemplo, tenemos botas de vino con bandera, de la Brigada Paracaidista o de la Legión.

En este momento, vamos con un aspecto perfecto para esas personas que les agrada el ejército y el planeta militar generalmente. Charlamos de las pegatinas de relieve, las que se tienen la posibilidad de adherir prácticamente a cualquier área. Tenemos múltiples géneros de pegatinas con distintivos del ejército español, desde pegatinas de la bandera de España, con la Cruz de Borgoña o pegatinas del Emblema de la Legión.

Un libro para poder ver, leer, tomar y estudiar, fruto de la relación entre un creador de cómics y un viticultor

Étienne Davodeau, entre los enormes de la historia gráfica y vanguardista del cómic informe , solicita a su vecino Richard Leroy, execonomista y viticultor de principios, la oportunidad de trabajar gratis en sus viñedos para lograr realizar su libro. A cambio, ese viticultor que no le conozco, pero del que solo he oído encomios, descubrirá el planeta del cómic mediante los libros que va a traer Davodeau y de los salones, los autores y los editoriales que van a ir a conocer. Y, al tiempo, el viticultor introducirá al dibujante en el planeta del vino, con su selección. En el final del libro hay un catálogo de vinos y de sobra que aconsejables cómics, suponiendo que todo el planeta ha leído a Hergé, Hugo Pratt, Goscinny&Uderzo o Will Eisner.

Deja un comentario