a cuantos grados se bebe el vino tinto

La temperatura perfecto para ser útil y consumir cada vino es algo que provoca muchas inquietudes. ¿Todos y cada uno de los negros se sirven a exactamente la misma temperatura? ¿Los blancos siempre y en todo momento muy fríos? ¿El espumoso ha de estar en el congelador?

Ya que bien, intentaremos solucionar estas inquietudes y argumentar a qué temperatura debemos ser útil cada género de vino. Eso sí, antes de iniciar, te ofrecemos unas pequeñas pinceladas para “abrir boca” (y jamás explicado de otra forma) que, quizás, ignorabas:

Temperaturas de servicio recomendadas según la tipología de vino:

  • De 5ºC a 8ºC : blancos jóvenes, espumosos, finos y manzanillas
  • De 8ºC a 10ºC : rosados, blancos muy dulces
  • De diez De 12ºC a 14ºC : negros jóvenes poco tánicos
  • De 14ºC a 16ºC : negros con crianza

    t2

    Por poner un ejemplo, si nos encontramos intentando de hallar la conservación perfecto para un vino tinto, debemos comprender que no se puede observar expuesto a modificaciones bruscas en el tiempo que le circunda, ni a vibraciones ni a la luz natural. Si deseamos preservar nuestro vino tinto de manera perfecta, debemos tomar en consideración que la temperatura ideal va a ser entre los 14ºC y 16ºC, con lo que debemos buscar una habitación con esta temperatura o, si somos unos enormes fanaticos del vino tinto, llevar a cabo con armarios climatizados para lograrlo.

    Asimismo debemos tomar en consideración que el corcho de la botella ha de estar siempre y en todo momento húmedo en la parte interior, en contacto con el vino y, por consiguiente, debe guardarse en situación horizontal.

    De qué manera hallar la temperatura ideal del vino tinto con ciertos trucos

    Si solicitas una botella o una copa de vino en un lugar de comidas, con toda posibilidad dispondrán de una vinoteca para servirlo, como se debe, a temperatura perfecta.

    Pero si el vino lo va a tomar en el hogar, y no tiene un sitio concreto para el almacenaje y la conservación, existen algunos trucos que puede tomar en consideración.

    ¿Qué llevar a cabo justo en el momento en que lo vas a ser útil?

    Hay otras inquietudes comunes. Por poner un ejemplo, ¿hay que abrirlo un tiempo antes de servirlo? o ¿de qué forma tenemos la posibilidad de sostener la temperatura a fin de que no pierda las características entre copa y copa? En los dos casos, la contestación es dependiente mucho más del los pies en el suelo que del propio vino.

    Como vas a saber, lo destacado es abrir una botella y dejar que se oxigene un mínimo de 40 minutos –si bien entendemos que no en todos los casos es viable–. En un caso así, lo mucho más conveniente para sostener la temperatura es llevarlo a cabo en una estancia donde no se ardiente.

Deja un comentario