11 bodegas francesas (y una española) que no pueden ser más naturales que esta

Francia y el vino, alma y cuerpo. Recién llegado del Valle del Loira, de la AOC Anjou – departamento de Maine-et-Loire y una jornada dedicada al vino natural, el natural sin compromisos ni puntos de vista, el natural cuando aún no se llamaba así.

Les Anonymes es una de las ferias del vino de la Loire que se celebra estos días en Angers. Algo más de una decena de expositores consolidados de esta feria dedicada al vino natural han decidido dejar su lugar a nuevos vignerons emergentes y por ello han organizado un pequeño evento privado en la bodega de Agnès et Sébastien – Les Vignes de Babass.

En una tarde gris y lluviosa, en esta bodega donde se percibía alto y claro el movimiento de los vinos naturales franceses, tuve el placer de catar vinos y conocer enólogos de los que tanto había oído hablar. Su rasgo de unión es el no intervencionismo en el viñedo, el respeto por la tierra y la espontaneidad en la bodega donde muchas veces se deja el control a la uva y lo que quiere ser: el vino.

Como no es fácil llegar a ellos, muchas veces pequeños y con poca cobertura mediática, algunos muy conocidos y otros menos conocidos, os dejo unas pequeñas indicaciones sin contraindicaciones. Aquí el mensaje es claro: vino natural, libre y sin concesiones. Tomar o dejar.

Comenzaré con los anfitriones: Agnès y Sébastien – Les Vignes de Babass. Las pocas hectáreas de viñedos se encuentran en Chanzeaux – Maine-et-Loire. Sebastien Dervieux, orgulloso representante de los vinos naturales desde hace más de 20 años. Sus perlas son el rojo Groll’n Roll y el blanco La Navine divertido, profundo y absolutamente placentero.

Justine y Patrick Bouju, La Bohème – estamos en Auvernia, en Saint-Georges-sur-Allier y Patrick Bouju es el precursor del vino natural en Francia, líder del movimiento del vino libre. Muchos tipos de Gamay vinificados por separado: pasion gamay para los que aman etiquetas como Lulu, Violette, la Bohème.

Benoit Courault, Faje d’Anjou – Maine-et-Loire. Jóvenes, muy elaborados y sus vinos no dejan nada al azar. Me gustaron mucho los maravillosos blancos limpios y profundos. Vuelvo con dos etiquetas de Chenin del viñedo viejo: Le petit chemin y Gilbourg – fruta, elegancia, tensión y placer.

alain allier – Domaine Mouressipe, Saint-Côme-et-Maruéjols – Languedoc-Roussillon. Después de trabajar como dueño de un garaje, hoy sus vinos son finos y precisos. Tintos en las notas de Garnacha presente en muchos de sus cuvées: Cacous, Garnacha y Syrah, me gustó mucho el Merlot Le Vaoury Blanc.

Lillian Bauchet, Lancié-Beaujolais. Sus vinos son agradables, se beben jóvenes y representan su tierra. Gamay! El No sulfite no cry, el D’une Rive à l’Autre o el Dazibao son fantásticos.

gilles azzoni (fundador del dominio Le Raisin et l’Ange), Saint-Maurice-d’Ibie – Ardèche. Simpático y sonriente como sus vinos. Los tintos Frigoula, Syrah y Marsanne; el Monteau blanco de uvas Marsanne, Muscat, Viognier, Roussanne, Petit Manseng: todos los perfumes posibles.

Julia Balagny, Fleurie Beaujolais. Una mujer con D mayúscula. Un vino que contiene fuerza, calor y potencia. Tinto En Remont – Gamay, redondo y sabroso, cálido y envolvente, puro placer.

didier chaffardon, St Jean des Mauvrets – Maine-et-Loire. Enólogo talentoso y hombre libre como su vino. Su Chenin es el Chenin. Por encima de todo va la gloria de L’Arcane à Sucre, un vino dulce elaborado con uva Chenin botritizada. Finísimo, fresco, mineral y sabroso pero a la vez goloso y envolvente y muy largo, elegante como pocos. Lo confieso, fue mi último sorbo antes de irme y después de beber lo imposible.

Alain Castex – Les Vins du Cabanon, Rosellón-Banyuls. Produce vinos de otros tiempos, cuvées emblemáticos del territorio: Tir à Blanc, Ezo, Canta Mañana, tintos mediterráneos de boca ágil, especiados, sapidez, elegancia, frescura.

Partida Creus, Bonastre – Cataluña. Massimo y Antonella son personas muy originales, hermosas, que se expresan a la perfección en sus botellas, todas diferentes, todas llenas de un trozo de la tierra en la que viven. Las uvas se dejan expresar libremente en la mano de Massimo. Las siglas en las botellas son las viñas: CX Cartoxia Vermell macerado muy fresco, flores y cítricos; MAC, Macabeo estupendo; SM, Summol de taninos gruesos acidez elevada, carácter agradable; AA Anónimo ancestral (Pét-nat): el mar y su tierra.

Dominio Didier Grappe, Saint-Lothain – Costas del Jura. El estilo recto del Jura y la plena expresión del territorio. Diferentes exposiciones de Savagnin Ouille (estilo no oxidativo): Traminer cru más cálido incluso en boca, Longefin mineralidad frescura elegancia. Vin Jaune un estallido de hierbas aromáticas hace que la oxidación sea fresca y muy larga, un vino para escuchar y entender.

Dominio des Grottes, Saint-Étienne-des-Oullières – Beaujolais. Romaine es divertida y siempre sonriente. Sus vinos (y no solo vinos) son como él y creativos. Los tintos mayoritariamente basados ​​en Gamay son divertidos: August XIX, Piquette Véritable, Brut de Cuve. Bonito el champenoise chardonnay Chard Honey y el Dry Paradise. La etiqueta P(ik)etnat es un deslumbrante recuerdo de una tímida IGA: tras el prensado, agua, azúcar y zumo de limón. El resultado es una bebida al 5% para imaginar en una calurosa tarde de verano. El Antídoto, en cambio, no tiene más grados que romero en la boca: zumo de uva, zumo de manzana e infusiones. Viejo.

Au rèvoir, à la prochaine!




Deja un comentario