Tópicos del vino

En el mundo del vino abundan los tópicos que todo el mundo suele decir cuando se habla del tema, algunos sin mucho conocimiento de causa pero hay otros que son muy reales.

 Uno de los tópicos de vino más empleado es que cuanto más caro es el vino , de mayor calidad es. Esto suele ser verdad ya que el precio del vino se pone en función de su calidad, aunque también hay casos de vinos de producción masiva en los que el coste se abarata y no necesariamente tiene porqué ser malo. Si bien es cierto, que los vinos de mayor calidad se fabrican en producción limitada con uvas seleccionadas y con un tratamiento específico con el objetivo de mejorar el vino.

 Otro de los tópicos es que todos los vinos se pueden guardar durante un tiempo ilimitado de tiempo. Esto es totalmente falso,  los vinos de crianza se pueden guardar hasta cinco años y los reserva, hasta 10 años, pero en las condiciones adecuadas.

 

Por otra parte, existe la convención social de que el vino blanco debe tomarse con pescado y las carnes rojas con tinto. La realidad es que tradicionalmente es lo que se ha estipulado pero actualmente estos hábitos están cambiando y ya no se elige un vino en función del tipo de comida sino de la abundancia. Por ejemplo, un plato ligero combina con vinos frescos, mientras que los más calóricos se pueden acompañar de de un vino más añejado.

 También, está muy extendido el tópico de que el  corcho determina la calidad del vino, cosa que es cierta pero que necesita de una elevada preparación para poder evaluarla.

 

Al oler el corcho, podemos para percibir de una manera sutil las condiciones del vino, en caso de que huele a humedad, a trapo sucio o a cartón, el vino puede haberse contaminado.

 Esto, sólo sucedía con los corchos tradicionales, los nuevos tapones de plástico o taparroscas ya no sirven para hacer este análisis.

 Por último, está extendida la creencia de que si un vino se destapa, se debe terminar o deja de servir.

 En este caso, se trata de un tópico verdadero ya que al destapar un vino comienza el proceso de oxidación que provoca que su calidad disminuya.